Zeta Bosio fue nombrado Visitante Distinguido de la Ciudad de Rosario, en Argentina

Zeta Bosio fue nombrado Visitante Distinguido de la Ciudad de Rosario, en Argentina

Las luces de la enorme araña que cuelga del techo iluminan el enorme salón. Tanto, que encandilan. Llega media hora después de lo pactado con una sonrisa que no se borra de su rostro. Montado en unas zapatillas deportivas, íntegramente de negro, y con una gorra, posa para las fotos. Zeta Bosio está seguro: A Rosario sólo lo une el afecto. “Fue amor a primera vista“, dice al comienzo de una extensa charla con los periodistas en el edificio de la Municipalidad. La excusa: la entrega del reconocimiento de Visitante Distinguido de la ciudad a manos de la intendenta, Mónica Fein.

Después de recibir el reconocimiento, hay un regalo que parece multiplicar su gratitud: una mini escultura de Mendieta. Ya instalado, se para y atiende individulamente a la prensa junto con su colega, Fernando Montemurro, con quien lleva adelante Shoot the radio, dueto que fusiona música electrónica y rock sinfónico, que grabará aquí su nuevo videoclip, dirigido por el realizador local, Hernán Roperto. “Disfruto mucho de caminar bajo el sol por la peatonal. La gente flashea: ‘¿es o no es?’. Me trae muchos recuerdos de la época de Soda. Esta ciudad nos invitó a expandirnos. Nos mostró que las fronteras iban más allá de Buenos Aires“, cuenta en diálogo con Rosario Nuestro. “Tenemos un asado programado para esta noche“, completa Montemurro.

El ex bajista de la banda latinoamericana más popular de todos los tiempos siente que hoy forma parte del under. El desafío de empezar de nuevo lo entusiasma y así lo destaca varias veces. “No es que por ser un ex Soda Stereo ya tenés todo servido. Si no hacés determinada música estás afuera“, explica entre algunos chistes con su coequiper.

Las preguntas por los furiosos ’80, por Cerati y hasta por una vuelta de despedida, ya sin él, se vuelven inevitables. “Gustavo es mucho más que la voz de Soda. Claro que me gusta tocar con Charly (Alberti), pero sin Gustavo…“. Claro que no sería igual. Enseguida vienen las bromas por los achaques del paso del tiempo: “Además a Charly le duelen las manos“, dice para lanzar una carcajada.

Sobre los tributos, detalla que “Soda debe ser el grupo que más tiene en el mundo, por lo menos en Latinoamérica. Debe haber por lo menos 300 homenajes. Me dan un poco de impresión algunos. Como si Cerati pudiera imitarse a sí mismo“, dispara con perspicacia.

Algunos ya abandonaron el salón. Con las banderas de Argentina, Rosario y Santa Fe, de fondo, Zeta sigue hablando con los que quedan. Hace varias fotos más, para perpetuar el momento que, según él, quedará inmortalizado como de los más importantes de su vida.

/ Rosario Nuestro /