null


Si bien se había anunciado tiempo atrás, finalmente vino la confirmación oficial. Soda Stereo, de la mano de Sony Music, prepara sus próximos lanzamientos discográficos, que vendrán de la mano con el debut del espectáculo “Sép7imo Día” del Cirque Du Soleil.

Es así que a partir del próximo 10 de Marzo, estará disponible en las disquerías, y en el Soda Store (que estará abierto conjuntamente con las funciones del circo en el Luna Park), un box set especial que llevará el nombre de “Caja Negra”. Vale mencionar que dicho nombre era el tentativo, hace 30 años, al disco que finalmente se llamó Signos, el tercer trabajo en estudio de la banda.

“Caja Negra” estará compuesta por 7 vinilos de estudio (Soda Stereo, Nada Personal, Signos, Doble Vida, Canción Animal, Dynamo y Sueño Stereo), que son del remanente de la tirada que Sony Music lanzó en 2015. Además, la caja promete también traer un libro de 40 páginas que trae fotos de cada época de la banda y cuenta anécdotas de las grabaciones con detalles de cómo fue el proceso de grabación de cada uno de los discos. La nota de prensa de Sony Music lo presenta como un libro que “sin duda trae el espíritu de tantos años, el crecimiento, los sentimientos, la transformación y fuerza de Soda Stereo“.

Siguiendo con los productos que verán la luz este 10 de Marzo, se confirma también la edición de la banda de sonido del espectáculo “Sép7imo Día” en formato CD y doble VINILO. Quizás sea lo más interesante de las ediciones que se vienen, puesto que se trata realmente de un material inédito y nuevo para los fans, a diferencia del box set que reúne lo ya editado por la multinacional.

“Sép7imo Día” contiene la música original del nuevo espectáculo. El álbum fue producido por Zeta Bosio y Charly Alberti, y mezclado por Gustavo Borner en Igloo Music (Burbank, USA). La creación de este disco es resultado de un proceso de investigación en el que se digitalizaron y restauraron las cintas originales. Luego se abrieron los multitracks, para trabajar en las nuevas versiones. Así, se encontrarán en las mezclas finales de los nuevos temas, hallazgos en vivo, outtakes de estudio, fragmentos de las canciones originales y mashups imperdibles.

En definitiva, este Marzo se viene con todo. Un box set, y la banda de sonido de “Sép7imo Día”, reviven a Soda Stereo, que vuelve a latir.

/ EnRemolinos.com /

El bajista y el baterista de Soda Stereo estuvieron hace unos días en Lima para hacer una primera presentación del show de Cirque du Soleil inspirado en la carrera de la banda. Cuando falleció el 2014 su líder Gustavo Cerati –un notable de la búsqueda sonora que permaneció en coma por cuatro años tras sufrir un accidente cerebrovascular–, parecía que los proyectos de envergadura se habían terminado para Soda Stereo, hasta que su camino se cruzó con el de la mágica compañía canadiense. El primer acercamiento se dio en el 2013 y, tras años de ajustes rigurosos, el espectáculo “Séptimo día” se estrenará en Buenos Aires en marzo del 2017 y aterrizará en Lima en junio.

• Un mensaje movilizador del espectáculo es que “la música es más fuerte que la muerte”. Con este show, ¿el duelo por la partida de Cerati se cierra? ¿Es un proceso que ya se venía cerrando?

Charly Alberti: – Creo que cada uno tiene un proceso personal. A mí me costó y me sigue costando. Soy una persona que esquiva hablar públicamente de Gustavo muchas veces, porque me emociono, y no es por otra cosa. Son sentimientos profundos que prefiero guardarlos y no exteriorizarlos con toda la gente. En lo personal, este proceso me sirvió. Me sirvió estar con Zeta, reescucharnos, reencontrarnos con lo que fuimos. La carrera que tuvimos fue meteórica, agobiante, de un alto grado de adrenalina. Quizás no he tenido el tiempo para mirar hacia atrás, porque siempre he hecho cosas y mirado hacia adelante. Esta es la primera vez que con tiempo y ganas pude mirar hacia atrás, con algo fundamental que es contar con el soporte emocional de Zeta. Después de estos meses de estar trabajando juntos y de haber tenido momentos de emociones compartidas con el propio Gustavo, me siento más fuerte para disfrutar las cosas, habiendo hecho un duelo necesario.

Zeta Bosio: – Hace un año que estamos yendo al estudio todas las semanas para sumergirnos en la música de Soda y tratar de encontrar lo que nos pide Michel Laprise [el director de esta puesta en escena de Cirque du Soleil] para que el acto funcione. La verdad es que, además de un acto creativo, es también una forma de despedirse de nuestro trabajo y de ponerle un broche a todo eso. Con la partida de Gustavo pensé que nunca más íbamos a tener la oportunidad de hacer algo nuevo que involucrase a Soda, pero esto me sorprendió y tiene esa característica, es algo totalmente nuevo que tiene los ingredientes de cualquier espectáculo de Soda. Es una forma de decir: “Chau, hasta luego” a esa etapa.

• Pasa el tiempo y pareciera que no asoma otra banda con el impacto que generó Soda Stereo. ¿Ahora con este espectáculo han cambiado sus valoraciones sobre la obra del grupo?

Zeta Bosio: – No. Creo que lo que hicimos fue magnífico. Teníamos una energía y logramos contagiar a la gente que trabajaba con nosotros con nuestro entusiasmo, como si la banda fuera de cada uno de ellos. Armamos un colectivo artístico que era una familia. Cada cosa en su momento fue genial. Lo haría de vuelta de la misma manera. Rompimos con estructuras que nosotros mismos nos imponíamos y sorprendimos a la gente con cosas nuevas. Fueron desafíos y riesgos que asumimos y que nos hicieron llegar un poco más lejos que otras bandas.

• En el libro “Yo conozco ese lugar” [de Zeta Bosio] se narran varios pasajes emocionantes, pero también se aborda explícitamente las fricciones que tuvieron con Cerati. ¿Esos roces se curaron con la vuelta de Soda Stereo en el 2007? ¿O este espectáculo de Cirque du Soleil ha significado un nuevo proceso de sanación o restauración?

Charly Alberti: – Los dos tenemos perspectivas diferentes. Seguramente si yo escribiera un libro contaría las mismas cosas de otra forma. En lo personal, la gira del 2007 fue sanadora. Hubo situaciones muy claras de sanamiento a través de una llamada telefónica. Fue un diálogo largo y emocionante con Gustavo. Fue como apretar un botón de ‘reset’ hacia la época en la que empezamos con el primer disco. Eso me permitió disfrutar la gira de otra forma, porque muchas fricciones que teníamos eran fantasmas generados por el paso del tiempo, por haber sido muy chicos, por no haber entendido un montón de cosas. Así y todo, con las edades que teníamos y la cantidad de tiempo que pasábamos juntos, fuimos afortunados y sabios, porque había que tener cierta capacidad para llevar adelante a la banda durante el tiempo que duró y con un nivel de conflicto menor, o por lo menos para tener la entereza de decir: “Tenemos este conflicto” y seguir, porque para nosotros lo más importante era la música. Este show de Cirque du Soleil tiene que ver con otro tipo de sanación, relacionado con un dolor provocado por la muerte. Los dos lo sentimos mucho porque Gustavo era nuestro hermano.

Zeta Bosio: – Al escribir el libro también hice un proceso de revisión que me llevó 4 años. Desde la distancia y la perspectiva que te da el tiempo, encaré situaciones en las que veía a unos chicos discutiendo por un juguete. Pudimos haber solucionado las cosas de una manera más fácil. Cuando en las vidas de unas personas normales como nosotros aparece una cosa como Soda Stereo, eso genera sus consecuencias. Los egos, que ninguno quiso dar un paso atrás, etc., pudieron profundizar algunos asuntos y llevarlos a lugares molestos. Pero con la vuelta del 2007, los temas entre nosotros prácticamente ya estaban en otra situación. La experiencia es un peine que te regalan cuando te quedaste calvo, y eso yo lo sé bien [risas].

/ El Comercio /

Desde el 9 de marzo, en el Luna Park, Soda Stereo y el Cirque du Soleil harán historia juntos con Séptimo día, una obra que reúne a ambas entidades. Pero el espectáculo empezó hace unos días, no bien salieron a la venta las entradas. Y lo que experimentamos es una nueva Sodamanía. Si el show se realizara en River ya podríamos decir que se colmó la capacidad de tres estadios: 200 mil entradas vendidas, lo que equivale a 30 funciones en el viejo templo del boxeo.

Una vez finalizada la residencia en el Luna, la obra saldrá de gira tal como lo hacía Soda en los 80 y 90 o, ayer nomás, en 2007, en aquel regreso que describieron como una burbuja en el tiempo. En mayo desembarcará en Córdoba y luego iniciará su periplo por América latina: Lima, Santiago, Chile; Bogotá, el DF mexicano, Guadalajara y Monterrey. El año que viene habrá una segunda vuelta por Estados Unidos y otros países del continente.

En la sala-estudio-búnker de Charly Alberti muchas cosas llaman la atención de los ojos que ingresan por primera vez. Motos, cuadros con discos de oro, la revista Url que el baterista publicó por un tiempo a fines de los 90. Pero nada seduce más que una lista de canciones de Soda Stereo pegada contra una pared. Clásicos argentinos, latinoamericanos, canciones adheridas a nuestra piel. Son recuerdos, son familia, son presente y también son dolor. Gustavo Cerati es una figura recurrente, una presencia demasiado potente como para ser soslayada.

Estamos en Florida, a unas pocas cuadras de Unísono, el estudio que ideó, creó y construyó el hacedor de esas canciones que nos acompañarán por siempre. Sin duda su “fuerza natural” hizo lo suyo para que esta comunión entre el Cirque du Soleil y Soda Stereo se cristalizara.

Buena cosecha la de 1984. Ese año, mientras Soda Stereo sacaba su primer disco y florecía la primavera alfonsinista, en Canadá el Cirque du Soleil giraba con su ópera prima. Más de treinta años después los caminos de ambos se cruzarían.

Si bien hay antecedentes poderosos como Love (The Beatles) y One (Michael Jackson), es la primera vez que la compañía ideada por Guy Laliberté coproduce artísticamente un espectáculo con una banda y, claro está, la primerísima vez que lo hace con un grupo de América latina.

Es un homenaje a las viejas canciones de Soda“, asume Zeta Bosio. Es eso y es más: es el planeta Soda Stereo tal como lo está imaginando un equipo integrado por buena parte de la plana mayor del circo del sol, con Michel Laprise y Chantal Tremblay a la cabeza (directores de creación), más Dominique Lemieux (diseño de vestuario), Heather Shaw (diseño de set), Germain Guillemot (director de acrobacias), Hernán Nupieri (diseño de sonido) y Jazmín Calcarami (diseño de maquillaje), estos dos últimos tan argentinos como el trío que motivó el espectáculo.

Envueltos en la música

Dividido en cuadros, Séptimo día tendrá distintas situaciones acrobáticas, escenográficas y poéticas que acompañarán las canciones. Y la tarea de volver a esas gemas, seleccionar las que participarán de la obra, hurgar en las cintas originales, cortar y extender pasajes según amerite, está siendo llevada a cabo por Charly Alberti, Zeta Bosio y el sonidista histórico de Soda, Adrián Taverna. La familia Cerati acompaña y apoya este nuevo y original retorno del trío.

Nunca estuve tan alejado de Soda porque soy el que se encarga de las redes sociales“, cuenta Charly, quien en los últimos años -al frente de la ONG R21- giró por América latina, pero con otro propósito: alertar sobre los cambios climáticos e incentivar a que todos nos comprometamos con modificar nuestra conducta para lograr una “Latinoamérica sustentable”. “La verdad que viajar por el continente como promotor de la sustentabilidad también está cerca de lo que hacía con Soda, porque el contacto con el público sigue teniendo mucho de emocional. El chico que va a una conferencia por primera vez seguramente sea un fan acérrimo de la banda. El cariño de la gente nunca se fue, es más, se incrementó tremendamente a partir de lo que pasó con Gustavo. Te abrazan el doble, te quieren el doble, te valoran el doble.

Después de la gira de 2007, en la cabeza del trío rondaba la idea de volver cada cinco años a Soda, algo así como lo que hacen los Fabulosos Cadillacs. “Nos quedamos con la idea de volver cada cinco años, ese era el plan -asegura Charly-. Nos había gustado tanto, nos habíamos llevado tan bien y solucionado nuestros problemas de saturación… Soda se separó por eso, no por una pelea, por saturación. Crecimos juntos, fueron viente años todos los días juntos y un día, como una pareja, dijimos no va más“. Pero una pareja de tres.

Sí, se barajó la idea“, admite luego Zeta. El bajista llega tarde a la cita -una mañana fría, lluviosa, desangelada- y eso no sorprende a los que lo conocen. “¿Siempre empezás tan temprano?“, le pregunta a Charly no bien es recibido por el dueño de casa. Ya sin abrigo y dispuesto a conversar, se explaya: “Fue tan interesante lo que pasó en la vuelta de Soda que nos sorprendió a nosotros mismos. Pensamos en la situación de la burbuja, que es lo que fue; pero cuando terminó dijimos: «qué lástima, la estamos pasando tan bien». Es como si hubieran desparecido los fantasmas que hacían que las cosas se nublaran. Eso daba pie a la incógnita. ¿Cómo sería un disco nuevo de Soda si nos poníamos a trabajar en eso? Porque Gustavo hacía muchos años que estaba trabajando solo. Volver a hacerlo con el grupo hubiera sido refrescante“.

Emoción a flor de piel

Recurrir a las cintas originales de cada disco de estudio del trío resultó tan necesario para emprender la producción musical de la obra como conmovedor. Aún hoy, después de meses de trabajar en estudio con el material, Charly y Zeta se muestran conmovidos. “Tiene algo muy especial este show y es el reencontrarnos con la historia viva de nuestra música -comenta Charly-. Primero digitalizamos las cintas originales antes de que se estropearan definitivamente y ahora estamos trabajando con esas grabaciones. Y es como entrar en una máquina del tiempo. En el momento que ponés Vitaminas (“Te hacen falta vitaminas”) y escuchás la batería sola, la guitarra sola, la voz de Gustavo, lo que decíamos en el medio? Es fascinante volver a pulir y a trabajar sobre esas joyas“, asegura.

Para Zeta, este proyecto que nació como una idea tripartita entre Roberto Costa (fundador y presidente de PopArt Music), Daniel Kon (manager de Soda y director de Triple Producciones) y Diego Sáenz, (ex mánager de producción de Soda y actual CEO de Popart Music) que logró captar la atención del Cirque, se va a cristalizar como un “viaje onírico, una especie de sueño 3D. Hay una historia pero básicamente se trata de sensaciones que se producen a través de las canciones y en la interacción con la gente. Porque va a ser muy importante el público. Algunos van a estar prácticamente en el escenario“.

Charly y Zeta fantasean con la idea de “ver a Soda desde la butaca“. Y algo así sucederá a partir del 9 de marzo, cuando empiece a rodar Séptimo Día. En el aire queda flotando una pregunta: ¿qué pensaría Gustavo Cerati de esta comunión entre el trío y el circo? “A Gustavo le encantaban los proyectos insólitos -comenta Zeta-. Tanto con el grupo como con su carrera solista siempre aceptó desafíos de situaciones que muchos hubiesen evitado. Esto le hubiera fascinado. Que tus viejos temas puedan tener este homenaje artístico? Los cuadros son tan bonitos que constituyen un tributo a las canciones y él no hubiera dicho que no. Pero no puedo dejar de pensar que si estuviese Gustavo quizás estaríamos pensando en hacer un nuevo disco de Soda.

/ La Nación /

El periodista argentino Willy Kohan anunció en el programa “Lanata sin filtro”, de Radio Mitre de Buenos Aires, la puesta a la venta de las entradas para las primeras funciones de #SodaCirque en Buenos Aires, cuyo debut está previsto para el próximo 09 de Marzo de 2017 en el Luna Park.

Roberto Costa me comentó que este fin de semana arranca la gran movida de lo que va a ser el Cirque Du Soleil y Soda Stereo“, destacó el periodista. ¿Quién es Roberto Costa?: es el responsable de Pop Art, la empresa encargada del proyecto #SodaCirque, quien además junto a Daniel Kon (manager de Soda Stereo) y Diego Sáenz, presentaron oficialmente a la prensa el proyecto meses atrás.

Explicó que los socios mediáticos de este evento son Radio Mitre (donde justamente trabaja el periodista), La 100, Canal 13, y el diario La Nación, quienes se pondrán al hombro la promoción de #SodaCirque en Argentina.

Este lunes sale la preventa de entradas exclusiva para clientes del Banco Francés, y el 10 de Agosto la venta al público. Las entradas no estarán tan caras como en otros espectáculos, rondarán los 400 y 1500 pesos (argentinos), que son entre 28 y 100 dólares“, culminó.

Por otra parte agregó que #SodaCirque significa una inversión de 40 millones de dólares para llevarlo a cabo, destacando además que la gira durará al menos 3 años.

/ EnRemolinos.com /

Días atrás se realizó una nueva interacción entre la gente del #SodaCirque y los seguidores de Soda Stereo, vía streaming de Facebook. En esta ocasión el punto de partida para la conexión fue Unísono, el estudio de Gustavo Cerati, en el que incluso Soda Stereo ensayó en vistas a la Gira Me Verás Volver a mediados de 2007. Para un estreno que se prevée sea en Marzo de 2017, el #SodaCirque comienza a tomar forma definitiva previo a su estreno en Buenos Aires.

El show ya está armado, tiene todas sus escenas diagramadas. Nosotros estamos trabajando puntualmente en la música de esas escenas“, comentó Charly Alberti. La labor de los Soda, junto a Adrián Taverna, trata de trabajar en las pistas originales de la banda, buscando mejorar e incluso aportar nuevos trasfondos al sonido editado en los discos. Tanto Zeta como Charly se encuentran trabajando practicamente a diario en el estudio para dar con el sonido de cada escena del proyecto. “Es un trabajo diferente, no se trata de remixar los temas sino de adaptarlos a lo que el Cirque necesita en cada uno de los actos“, explica Alberti.

Esta semana estamos trabajando con todos los temas en el estudio de Gustavo. Separamos los multitrakcs y estamos trabajando en cada tema, la idea es meter mano en las pistas, respetando la forma que es Soda Stereo y poniendo sorpresitas, cosas interesantes y nuevas. Queremos que la gente pueda escuchar con los ojos en esta obra“, agrega Zeta Bosio.

Fuimos a los masters, a los multitracks, para trabajar en las pistas. Nos dimos cuenta que algunos lamentablemente se perdieron. Pero los demás los digitalizamos y con eso empezamos a trabajar. Pasan muchas cosas emocionantes escuchando esas pistas, incluso están las cosas que hablábamos entre tema y tema mientras grabábamos. Es emocionante escuchar la voz de Gustavo en aquel primer disco de Soda y comparar con el último. Es un excelente trabajo el que estamos haciendo, es muy divertido“, concluye Charly.

Si bien se anuncian grandes sorpresas, es cierto que aún no se cuenta con demasiada información al respecto. En cuenta gotas, se va armando este gran puzzle llamado #SodaCirque que claramente explotará por el continente en el primer trimestre del próximo año. Una de las sorpresas develadas trata sobre el estreno de una versió inéedita del clásico “De Música Ligera”, grabado en su momento por la banda, pero que nunca fue editado. “Hay otras cosas y sorpresas que vamos a ver si las incluímos en el show“, anuncia Charly.

Por último cabe mencionar el simbolismo que encierra para la banda el hecho de estar trabajando en Unísono, el estudio de Gustavo Cerati. “Este estudio es muy especial. Sentimos en algun punto que Gustavo está presente en este estudio mientras trabajamos. Cuando se cae algo, sabemos que entonces lo que estábamos haciendo en ese momento no le gusta a Gustavo. Tratamos de tomar en broma y recordar con risas a Gustavo“, explica Charly Alberti.

Para Zeta Bosio el recuerdo también es especial: “Aqui hicimos los ensayos de Me Veras Volver, fue nuestra ultima casa este estudio, es una forma de volver con él, y que esté la gente presente con nosotros es una forma de que Gustavo siga presente aquí con nosotros“.

/ EnRemolinos.com /

Página 2 de 212