null


Días atrás, y a pocas horas del estreno de Sép7imo Día en el Luna Park de Buenos Aires, Charly Alberti fue entrevistado por Ari Paluch en el programa radial El Exprimidor. Allí, entre varias apreciaciones respecto del show del Cirque Du Soleil, deslizó la chance de despedirse con Soda Stereo arriba de los escenarios.

• ¿Cómo desarrollaron el cronograma para que la música de Soda esté tan bien reflejada en el arte circense?

– Mirá, fue un proceso muy largo y de mucho aprendizaje. También de sanación. Hubo ciertas condiciones que hicieron que el proceso fuera más fluído. Lo que pasó fue que, en el primer momento que viajamos con Zeta a Canadá, donde íbamos un poco a concretar el cierre del acuerdo con el Cirque du Soleil, acababa de pasar lo de Gustavo. Era un momento muy duro. Aca en Buenos Aires y en otros lugares estaban haciendo muchos homenajes. Algunos reales, otros muy comerciales, todo el mundo estaba haciendo homenajes. Y lo que más me entusiasmó desde el primer día es que la gente del Cirque dijo “mirá, esto no es un homenaje, esto es una celebración. Nosotros queremos celebrar a la banda”. En realidad no es un homenaje a Gustavo, es un homenaje a la banda donde Gustavo está presente permanentemente. Aca lo que se respetó siempre fue el espíritu de Soda Stereo. Tanto Zeta y yo trabajando en el estudio, como todo en general. Por eso lo primero que fue… fue una celebración que al mismo tiempo es un homenaje, y que la presencia de Gustavo es inevitable. Lo extrañamos. De hecho en algunos tracks hay cosas de Gustavo con su voz sola, ese es nuestro homenaje. Lo otro es sensiblería barata.

• El trabajo de las canciones… con algunos temas que están como remix. Se nota que a estos temas que para mí nunca envejecen le pusieron una nota de actualidad muy linda.

– Sí, hubo gente que me dijo “Charly, no sé cómo hicieron pero lograron que Soda Stereo suene a 2017”. Llevó un año y medio armar y digitalizar las cintas, empezar a ver qué había, empezar a trabajarlas. De hecho hubo que adaptar los minutos de los temas a los actos que nos traía el Cirque. Nos decían “bueno, este tema lo voy a necesitar de 4 minutos con 44 segundos”. Ese trabajo de alargar, acortar, generar situaciones, fue muy largo. Siempre lo que se respetó es la musicalidad. Nosotros les dijimos que el límite es lo que nosotros creemos que es musical y natural para Soda Stereo. Si vos venís y pedís algo que no es musical yo no lo voy a hacer, y ellos entendieron que era así, que lo que lideraba el proyecto era la música.

El proceso nos sirvió a Zeta y a mí para curar lo de Gustavo. Nosotros llegamos a su estudio, levantamos los potes y de golpe te encontrás con la voz de Gustavo solo. Fue un momento muy difícil, yo en un momento dije “no vamos a poder con esto, no vamos a poder”. Sin embargo el trabajo nos hizo entender que el destino nos había puesto en esta situación, que lo de Gustavo había pasado, y que la mejor forma que nosotros podíamos salir de esto, honrar nuestra amistad, lo que hicimos como trío, era haciendo lo mejor que nosotros podemos hacer entendiendo que Gustavo estaba ahí con nosotros. El trabajo de Soda Stereo, a pesar de lo que algunos creen… que creen que lo hacía Gustavo solo, era de a tres. En el estudio estábamos los tres, los temas salían de la sala, eso… ese mismo clima de trabajo grupal, fue lo que nosotros llevamos al estudio y revivimos. Por eso lo que se escucha en este disco es totalmente natural, no hay nada forzado, porque justamente llevamos el mismo sistema de trabajo y tomamos las mismas decisiones como si hubiese estado Gustavo ahí.

• El espectáculo está buenísimo, es impresionante, voy a volver a verlo por supuesto. Viene muy bien la venta de entradas ¿no?

– Sí, está muy bien. Por suerte la gente nos está acompañando con esto, está bueno esta especie de notas para que la gente entienda eso: lo que va a ser, lo que va a ver. La gente a veces va con una expectativa de estar saltando y gritando, aunque lo hacen, entienden que esto no es un show.

• Pero los que estan en el campo están como enloquecidos, como si estuvieran en River… es impresionante la adrenalina que había.

– Sí. Hoy por ejemplo a las 5 de la tarde ya había cola. Parece el show de una banda. La gente del Cirque du Soleil no entiende nada, porque nunca en su vida… en ningún espectáculo de ellos en el mundo les pasó una cosa así. No pueden creerlo. Postean un video de Soda Stereo o de las cosas que hacemos para el espectáculo y tiene 10 veces más views que cualquier video que ellos postean de cualquier show que tienen en el mundo. Vender como vendimos nosotros, 30 Luna Park en 15 días, una cosa así… en su vida vendieron esa cantidad de entradas con esa velocidad. Los acróbatas no pueden creer cuando ven a la gente mientras están saltando, me decían “Charly, ví a gente llorando”. No lo entendían, había gente tan emocionada que lloraban. Nunca la gente los aplaudió y les gritó así. Es mucha emoción, mucha emoción la que pasa.

• ¿Es disparatado pensar que algún día vos, Zeta y Benito puedan hacer un show de Soda Stereo?

– A ver… no sé si Benito. Sí creo que en algún momento vamos a hacer algo con Zeta. Alguna despedida. A mí estas cosas de homenajes no me gustan. Pero sí hacer algo, el cantante incluso puede ser Gustavo mismo, porque nosotros tenemos la posibilidad de poder tocar con Gustavo virtual porque somos los únicos que tenemos sus tracks enteros. Así que podría haber algo en un tiempo. También invitando a gente. La vez pasada hablamos un poco con Zeta de esta idea, pero no hay nada concreto. Sería algo muy grande para preparar y hacerlo muy prolijamente como siempre hemos hecho las cosas en Soda.

/ EnRemolinos.com /

En la noche de ayer el Luna Park fue testigo de la vuelta a los primeros planos de Soda Stereo, esta vez de la mano del Cirque Du Soleil, y el espectáculo Sép7imo Día. Una noche inolvidable, marcada claramente por la nostalgia entre el pasado, y la tecnología y dedicación de un circo sin precedentes en la escena musical latina.

Zeta Bosio, consultado por los medios minutos antes del comienzo del show, recalcó que Sép7imo Día “tiene mucha emoción. Creo que vamos a poder ver a Soda como nunca la habíamos visto antes, sobretodo vamos a poder escucharlo con los ojos“. Gustavo Cerati mencionó en algún momento la necesidad de que Soda Stereo se reinventara disco a disco, proyecto a proyecto, buscando sorprender, dar un paso más. Tras aquella vuelta en el 2007, quizás lo único que podía llevar a Soda Stereo a esta década que estamos viviendo, era un espectáculo de tal magnitud.

Gustavo está en todos los temas, esto es un homenaje. Es un homenaje a Soda y por ende a Gustavo, que es el que extrañamos todos. Seguramente él estaría muy orgulloso de Sép7imo Día porque tiene que ver muchísimo con el espíritu de lo que siempre hicimos, que es apostar a cosas nuevas, apostar a más. Y este show creo que es el zoom de todo eso“, concluyó Zeta.

Para Charly Alberti el proceso de gestación de este espectáculo marcó un desafío personal, desafío que compartió con Zeta. “Entendemos que esto es importante en todos los aspectos, quizás el principal para nosotros dos fue el desafío de poder hacer esto entendiendo la situación en la que comenzó. Y afrontando esto con entereza, diciendo “bueno, ok, tenemos que sacar esto adelante”, entendiendo que Gustavo ya no está“.

El volver a entrar a un estudio a trabajar con temas de la banda que formaron hace más de 30 años, pero ya sin la presencia de Gustavo Cerati, marcaba un reto y una nueva manera de trabajar desconocida para ambos Soda. “Nos sirvió el proceso para acostumbrarnos, o entender realmente que lo había pasado con Gustavo era una realidad, y tomar eso, convertirlo en energía y hacer lo que hicimos, que es una gran obra musical“. No en vano el estudio elegido fue Unísono, el de Gustavo.

Para la noche de ayer, Charly se encontró emocionado. “Es un gran día“, confesó. “Después de tanto tiempo de trabajo la verdad que tenemos muchas sensaciones desde el primer día que empezamos con Zeta. Un proceso largo, y creemos que hemos hecho algo hermoso, tanto nosotros como la gente del circo, y la gente va a poder comprobarlo y validarlo. Es un show alucinante“.

Fue un proceso de aprendizaje, donde nosotros pudimos aprender a ver la musica en 360 grados y a poder plasmar de la forma más fiel lo que es nuestra historia musical, dándole al circo lo que necesitaba, con todas las necesidades de tiempo y duración para cada uno de los actos, sin desvirtuar lo que fue cada tema de Soda“, finalizó.

En definitiva se trató de una noche histórica. Quizás varios de los fanáticos de la banda miran con recelo este nuevo proyecto, sin embargo nadie puede negar que Soda Stereo está nuevamente dando que hablar, como su historia lo manda. 70 funciones son las que espera Buenos Aires para llenarse de soda en las venas. Luego comenzará un tour internacional (breve escala en la ciudad de Córdoba) que recorrerá los principales países que fueron parte de la Sodamanía en las viejas épocas.

/ EnRemolinos.com /

El bajista y el baterista de Soda Stereo estuvieron hace unos días en Lima para hacer una primera presentación del show de Cirque du Soleil inspirado en la carrera de la banda. Cuando falleció el 2014 su líder Gustavo Cerati –un notable de la búsqueda sonora que permaneció en coma por cuatro años tras sufrir un accidente cerebrovascular–, parecía que los proyectos de envergadura se habían terminado para Soda Stereo, hasta que su camino se cruzó con el de la mágica compañía canadiense. El primer acercamiento se dio en el 2013 y, tras años de ajustes rigurosos, el espectáculo “Séptimo día” se estrenará en Buenos Aires en marzo del 2017 y aterrizará en Lima en junio.

• Un mensaje movilizador del espectáculo es que “la música es más fuerte que la muerte”. Con este show, ¿el duelo por la partida de Cerati se cierra? ¿Es un proceso que ya se venía cerrando?

Charly Alberti: – Creo que cada uno tiene un proceso personal. A mí me costó y me sigue costando. Soy una persona que esquiva hablar públicamente de Gustavo muchas veces, porque me emociono, y no es por otra cosa. Son sentimientos profundos que prefiero guardarlos y no exteriorizarlos con toda la gente. En lo personal, este proceso me sirvió. Me sirvió estar con Zeta, reescucharnos, reencontrarnos con lo que fuimos. La carrera que tuvimos fue meteórica, agobiante, de un alto grado de adrenalina. Quizás no he tenido el tiempo para mirar hacia atrás, porque siempre he hecho cosas y mirado hacia adelante. Esta es la primera vez que con tiempo y ganas pude mirar hacia atrás, con algo fundamental que es contar con el soporte emocional de Zeta. Después de estos meses de estar trabajando juntos y de haber tenido momentos de emociones compartidas con el propio Gustavo, me siento más fuerte para disfrutar las cosas, habiendo hecho un duelo necesario.

Zeta Bosio: – Hace un año que estamos yendo al estudio todas las semanas para sumergirnos en la música de Soda y tratar de encontrar lo que nos pide Michel Laprise [el director de esta puesta en escena de Cirque du Soleil] para que el acto funcione. La verdad es que, además de un acto creativo, es también una forma de despedirse de nuestro trabajo y de ponerle un broche a todo eso. Con la partida de Gustavo pensé que nunca más íbamos a tener la oportunidad de hacer algo nuevo que involucrase a Soda, pero esto me sorprendió y tiene esa característica, es algo totalmente nuevo que tiene los ingredientes de cualquier espectáculo de Soda. Es una forma de decir: “Chau, hasta luego” a esa etapa.

• Pasa el tiempo y pareciera que no asoma otra banda con el impacto que generó Soda Stereo. ¿Ahora con este espectáculo han cambiado sus valoraciones sobre la obra del grupo?

Zeta Bosio: – No. Creo que lo que hicimos fue magnífico. Teníamos una energía y logramos contagiar a la gente que trabajaba con nosotros con nuestro entusiasmo, como si la banda fuera de cada uno de ellos. Armamos un colectivo artístico que era una familia. Cada cosa en su momento fue genial. Lo haría de vuelta de la misma manera. Rompimos con estructuras que nosotros mismos nos imponíamos y sorprendimos a la gente con cosas nuevas. Fueron desafíos y riesgos que asumimos y que nos hicieron llegar un poco más lejos que otras bandas.

• En el libro “Yo conozco ese lugar” [de Zeta Bosio] se narran varios pasajes emocionantes, pero también se aborda explícitamente las fricciones que tuvieron con Cerati. ¿Esos roces se curaron con la vuelta de Soda Stereo en el 2007? ¿O este espectáculo de Cirque du Soleil ha significado un nuevo proceso de sanación o restauración?

Charly Alberti: – Los dos tenemos perspectivas diferentes. Seguramente si yo escribiera un libro contaría las mismas cosas de otra forma. En lo personal, la gira del 2007 fue sanadora. Hubo situaciones muy claras de sanamiento a través de una llamada telefónica. Fue un diálogo largo y emocionante con Gustavo. Fue como apretar un botón de ‘reset’ hacia la época en la que empezamos con el primer disco. Eso me permitió disfrutar la gira de otra forma, porque muchas fricciones que teníamos eran fantasmas generados por el paso del tiempo, por haber sido muy chicos, por no haber entendido un montón de cosas. Así y todo, con las edades que teníamos y la cantidad de tiempo que pasábamos juntos, fuimos afortunados y sabios, porque había que tener cierta capacidad para llevar adelante a la banda durante el tiempo que duró y con un nivel de conflicto menor, o por lo menos para tener la entereza de decir: “Tenemos este conflicto” y seguir, porque para nosotros lo más importante era la música. Este show de Cirque du Soleil tiene que ver con otro tipo de sanación, relacionado con un dolor provocado por la muerte. Los dos lo sentimos mucho porque Gustavo era nuestro hermano.

Zeta Bosio: – Al escribir el libro también hice un proceso de revisión que me llevó 4 años. Desde la distancia y la perspectiva que te da el tiempo, encaré situaciones en las que veía a unos chicos discutiendo por un juguete. Pudimos haber solucionado las cosas de una manera más fácil. Cuando en las vidas de unas personas normales como nosotros aparece una cosa como Soda Stereo, eso genera sus consecuencias. Los egos, que ninguno quiso dar un paso atrás, etc., pudieron profundizar algunos asuntos y llevarlos a lugares molestos. Pero con la vuelta del 2007, los temas entre nosotros prácticamente ya estaban en otra situación. La experiencia es un peine que te regalan cuando te quedaste calvo, y eso yo lo sé bien [risas].

/ El Comercio /

Días atrás se realizó una nueva interacción entre la gente del #SodaCirque y los seguidores de Soda Stereo, vía streaming de Facebook. En esta ocasión el punto de partida para la conexión fue Unísono, el estudio de Gustavo Cerati, en el que incluso Soda Stereo ensayó en vistas a la Gira Me Verás Volver a mediados de 2007. Para un estreno que se prevée sea en Marzo de 2017, el #SodaCirque comienza a tomar forma definitiva previo a su estreno en Buenos Aires.

El show ya está armado, tiene todas sus escenas diagramadas. Nosotros estamos trabajando puntualmente en la música de esas escenas“, comentó Charly Alberti. La labor de los Soda, junto a Adrián Taverna, trata de trabajar en las pistas originales de la banda, buscando mejorar e incluso aportar nuevos trasfondos al sonido editado en los discos. Tanto Zeta como Charly se encuentran trabajando practicamente a diario en el estudio para dar con el sonido de cada escena del proyecto. “Es un trabajo diferente, no se trata de remixar los temas sino de adaptarlos a lo que el Cirque necesita en cada uno de los actos“, explica Alberti.

Esta semana estamos trabajando con todos los temas en el estudio de Gustavo. Separamos los multitrakcs y estamos trabajando en cada tema, la idea es meter mano en las pistas, respetando la forma que es Soda Stereo y poniendo sorpresitas, cosas interesantes y nuevas. Queremos que la gente pueda escuchar con los ojos en esta obra“, agrega Zeta Bosio.

Fuimos a los masters, a los multitracks, para trabajar en las pistas. Nos dimos cuenta que algunos lamentablemente se perdieron. Pero los demás los digitalizamos y con eso empezamos a trabajar. Pasan muchas cosas emocionantes escuchando esas pistas, incluso están las cosas que hablábamos entre tema y tema mientras grabábamos. Es emocionante escuchar la voz de Gustavo en aquel primer disco de Soda y comparar con el último. Es un excelente trabajo el que estamos haciendo, es muy divertido“, concluye Charly.

Si bien se anuncian grandes sorpresas, es cierto que aún no se cuenta con demasiada información al respecto. En cuenta gotas, se va armando este gran puzzle llamado #SodaCirque que claramente explotará por el continente en el primer trimestre del próximo año. Una de las sorpresas develadas trata sobre el estreno de una versió inéedita del clásico “De Música Ligera”, grabado en su momento por la banda, pero que nunca fue editado. “Hay otras cosas y sorpresas que vamos a ver si las incluímos en el show“, anuncia Charly.

Por último cabe mencionar el simbolismo que encierra para la banda el hecho de estar trabajando en Unísono, el estudio de Gustavo Cerati. “Este estudio es muy especial. Sentimos en algun punto que Gustavo está presente en este estudio mientras trabajamos. Cuando se cae algo, sabemos que entonces lo que estábamos haciendo en ese momento no le gusta a Gustavo. Tratamos de tomar en broma y recordar con risas a Gustavo“, explica Charly Alberti.

Para Zeta Bosio el recuerdo también es especial: “Aqui hicimos los ensayos de Me Veras Volver, fue nuestra ultima casa este estudio, es una forma de volver con él, y que esté la gente presente con nosotros es una forma de que Gustavo siga presente aquí con nosotros“.

/ EnRemolinos.com /

Frente a un auditorio de 800 personas en el predio de La Rural, en Buenos Aires, destacados referentes del sector brindaron hoy su visión sobre la sustentabilidad en el mundo y los nuevos modelos de negocios sustentables. En el Pabellón Rojo de La Rural Paul Polman (CEO Global de Unilever), Rick Ridgeway (VP de Iniciativas Medioambientales de Patagonia), Charly Alberti (Fundador de R21, Latinoamérica Sustentable) y Miguel Kozuszok (Presidente de Unilever Latinoamérica) alentaron a actores de negocios y del tercer sector a sumarse y ser parte del cambio a través de la acción colectiva. La apertura de la conferencia de Negocios Sustentables estuvo en manos del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

La población mundial continúa creciendo a un ritmo acelerado y el cambio climático generó pérdidas de millones de euros a las compañías. Por lo tanto es necesario generar un cambio, y la acción colectiva representa parte de la solución. Charly Alberti sostuvo que “América Latina nos necesita, la toma de conciencia por el cuidado del medio ambiente ya está instalada y toda la sociedad tiene que involucrarse más cada día“, y agregó que “el sistema económico quedó obsoleto. Es necesario que redefinamos nuestro pensamiento para lograr que el sistema sea útil para la sociedad y el planeta, comprendiendo además que en Latinoamérica aún estamos a tiempo de cambiar la sociedad en la que vivimos a través del desarrollo sustentable. Debemos revalorar nuestro entorno y recursos“.

Hoy estoy acá como un ciudadano preocupado, que es lo que me movilizó a hacer lo que estoy haciendo, a pasar de una preocupación a una ocupación, a formar R21 y decirle a la gente que estamos en un momento muy complicado para la humanidad. Estamos llevando al Planeta a un lugar donde no vamos a querer estar. Nos hemos salido de todos los márgenes y el deterioro que se está generando es cada vez más veloz lo que hace que tengamos que actuar en forma inmediata. Estamos frente al mayor problema que enfrenta la humanidad que es el cambio ambiental global“, manifestó Alberti.

Algunas de las consecuencias son la desaparición de los glaciares por el aumento de la temperatura y por la minería irresponsable. Los glaciares son “administradores” del agua que permite la vida en muchísimos lugares. El 70% del Planeta está cubierta de océanos y el 40% de ellos está cubierta de basura por el estilo de vida y de consumo irresponsable que llevamos. Se han formado islas de plástico en los océanos, la más grande está en el Pacifico y tiene la dimensión de dos países como Venezuela. ¿Las consecuencias? Se ve afectada la vida en el mar, que ya tiene 5 cm de basura en su fondo, casi en todo el Planeta. Más de un millón de aves marinas mueren por confundir el plástico con alimento entre otros sucesos. Estamos chocando contra la Tierra. La producción de alimentos está en riesgo por la alteración que provocamos en el clima, estamos llevándolo al extremo. Muchas veces en una misma provincia hay inundaciones y en otra sequía, hay perdidas en la agricultura, la ganadería y las viviendas. ¿De qué manera podemos seguir en este Planeta? La clave es el Desarrollo Sostenible. El Planeta va a seguir, van a cambiar las condiciones de la vida haciendolas insostenibles para los humanos“.

Finalmente, y ante un auditorio completo, Charly expresó que “nosotros somos el problema y nosotros somos la solución. Nos metimos en este problema y podemos salir. Somos la última generación que puede hacer algo para resolver este problema en el cual estamos metidos. No sirve trabajar solos, no vamos a lograr salir sino es todos juntos. El agujero de la capa de ozono es un buen ejemplo. El mundo en 1987 se reunió y estipularon los grandes productores que debían eliminar en un 98% las sustancias que afectaban a la capa de ozono y lograron que hoy se detuviera su crecimiento y para 2050 se pueda cerrar. Es una muestra de que trabajando juntos podemos llegar a soluciones. El momento es ahora“.

/ EnRemolinos.com /

Charly Alberti ofreció una conferencia en la FIM Profesional en Guadalajara, y habló de diferentes temas como las descargas gratuitas y la falta de líderes en la música latinoamericana

El músico tocó el tema de Soda Stereo y Gustavo Cerati: “Para mí es un momento doloroso y todavía estoy estoy llorando todo, en un momento de luto, cualquier cosa que yo haga o haga Zeta debe ser grande, no puedes hacer nada chico; por otro lado, hay ciertas formas de hacer cosas, y si hago algo es como Gustavo lo hubiera hecho antes, siempre cuidando mucho las presentaciones, si va a hacer algo será de la forma en que siempre trabajamos. Paralelamente hay algunas cuestiones que posiblemente pasen en el 2015 respecto a la música. Hoy por hoy no estamos listos en lo emocional y queremos en su momento hacer algo en honor a Gustavo, aún no estamos seguros, pero hay chance de hacer algo, pero no me siento emocionalmente capacitado en este momentos, pero en 2015 si todo está listo regresaremos a los escenarios”.

El baterista de Soda Stereo ofreció una charla en el Museo de las Artes de Guadalajara y habló fuerte sobre el tema de las descargas gratuitas y de cómo la música vive un momento lamentable.

Siempre me gusta contar experiencias y transferir algo de conocimiento… justamente experiencias a chicos que están comenzando y a gente de la industria. Creo que lo que uno ha vivido es muy importante, no sólo para nosotros sino para la música en Latinoamérica, y necesitamos muchos Sodas Stereos”, comentó Charly.

Añadió que hoy en día los músicos ya no pueden vivir de lo que hacen: “Como músicos estamos viviendo un momento muy lamentable, porque la gente nos está robando la música bajo el concepto de descarga o piratear, no se acostumbren a que la música no se paga. La gente tiene que pagar por lo que hacemos y el bajar música es un acto de cobardía porque lo hace en su casa, sin que nadie lo vea.

Yo vengo de un momento en que los músicos podíamos vivir de lo que hacíamos. La gente cree que ganas una millonada y no es así, pero cuesta mucho tiempo lograr una posición. Yo le hice una broma a un cajero de supermercado, donde intenté irme sin pagar, porque pensé: ‘si la gente baja la música gratis yo tengo el mismo derecho’, qué hubiese pasado, en algún momento lo pensé, el de hacerlo a propósito y que se arme un escándalo, pero no lo hice”.

El baterista señaló que hoy en día no ve fuerte a alguna banda latinoamericana. “La verdad es que no se si hay grandes bandas, hoy no parece haber una que pudiese tener la proyección de Soda Stereo, y la verdad si nos ponemos a pensar mientras estaba Soda Stereo, ¿qué otra banda cruzó el continente? No había tantas”.

Charly también habló de como hoy en día las bandas plantean su trabajo en base a los tributos o covers. “Por ejemplo, yo escucho las bandas que me provocan emociones, que están pensando por si solos, eso es importante. El auge de la bandas tributo, me parece que es la ley del menor esfuerzo. Plantear tu carrera haciendo tributos, o con cover no es un buen plan. Cuando Gustavo y yo comenzamos teníamos una banda de covers, pero después hay que generar otras cosas, pero muchas bandas lo seleccionan como carrera y eso es no pensar”.

El productor enfatizó que no bajara la guardia para defender a los creativos de la música: “Soy un ferviente defensor de los derechos de lo músicos, yo no me resigno, y en algún momento tenemos que restablecer del orden, donde los músicos podamos vivir y cobrar por lo que hacemos y que las nuevas tecnologías nos den esa posibilidad”.

/ Publimetro /

Su estudio queda en la provincia de Buenos Aires, más precisamente en Vicente López. Es un espacio por el que cualquier músico estaría dispuesto a hacer cualquier sacrificio en la vida. En la planta baja, el salón de instrumentos y el control. Arriba, en el primer piso, una cómoda sala que nos hizo las veces de recepción para la entrevista.

Del techo cuelga una araña negra, imponente. “La pinté de negro hace unos días”, suelta Charly. No me resulta del todo fácil imaginarlo pincel en mano, subido a una escalera. Me tiento al pensarlo con uno de esos sombreros inmediatos, con forma de barco, hechos con papel de diario, que usan los pintores old school.

¿La pintaste vos solo?. “Sí, ni me hables, manché todo el patio cuando enjuagué los materiales, mirá”. Señala el fondo, y tras el ventanal corredizo, una gran mancha negra sobre el cemento alisado. Allí mismo, cerca del manchón, enfilan unas diez macetas que a la vista de cualquiera podrían contener malvones, pero no. “Son Kiris, el árbol de mas rápido crecimiento del mundo. Compré semillas y las puse a crecer, ahora están hibernando. Quiero ver cómo responden en un clima como el de Buenos Aires. Si a este árbol lo plantás en un lugar como Misiones, crece nueve metros en un año. Es el de mayor absorbencia de CO2 del mundo y puede ser una gran solución al tema del calentamiento global.”

Los Kiris lo demuestran, como también su fundación para el cuidado del planeta, R21: todo en su vida parece estar estrechamente ligado a enigmas ambientales. Todo tiene que ver con ello, tal vez mucho mas desde 2008, cuando conoció a Al Gore, ex vicepresidente norteamericano y Premio Nobel de la Paz. La participación de Charly en la difusión de su mensaje fue clave para generar conciencia sobre climática en Latinoamérica.

¿Cómo conociste a Al Gore?

– Fue mediante un argentino que vive en Estados Unidos, que había estado trabajando con Obama en la campaña hace unos años. En su momento trabajó en el equipo de Gore, e hizo los arreglos de mi viaje a Nashville, a donde fui para presenciar su conferencia: una actualización de información anual para los presidentes de su fundación alrededor del mundo. Fue muy emocionante, toda una revolución.

• Al margen de su sabiduría en materia climática ¿qué aprendiste de él en lo mas personal?

– Siempre digo que el “descubrir” es uno de los momentos mas fascinantes de la vida. Hay que estar dispuestos a descubrir nueva información, nuevas bellezas, nueva música… descubrir que muchas cosas finalmente no son como pudimos haberlas pensado. Admiro la capacidad de adaptación, de cambio. En su momento, a Gore la cabeza le hizo un click, entendió que su posición era privilegiada para comunicar acerca del cambio climático, y tuvo las bolas de ponerse al frente de eso. Muchos cuestionan que haya sido vicepresidente norteamericano, pero quizás en ese momento él no había sentido la necesidad interior de convertirse en un comunicador tan activo como es hoy. Yo no fui ambientalista toda mi vida. Acompañaba y participaba de acciones y spots de tv porque me interesaba, pero en definitiva no pasaba de eso. No llegaba a dimensionar el desastre y la urgencia de lo que está pasando. Hasta que un día entendí el problema y tomé la decisión de hacer algo serio al respecto. Fue el día en que ví la conferencia de Gore.

• Y eras grande ya…

– Fue hace seis años. Un día desperté a la conciencia del conocimiento y entendimiento real del problema y me convertí en un activista, y eso no es solamente disfrazarse de pantera y tirarse abajo de un tractor. Es activar día a día. Es ponerse en movimiento, y hacer algo para que las cosas cambien. Cualquiera puede hacerlo con pequeñas acciones cotidianas. Ir al super con tus bolsas, cuidar el agua o reciclar tu basura ya te convierte en activista, porque sos parte de una solución global que requiere de participación de todos.

• ¿Cuál es la medida más urgente para Argentina?

– ¡Todas! Pero tenemos que abrazar la sustentabilidad y reconocer que las cosas no se solucionan de un día para el otro. Reconstruir el mundo y volverlo sustentable tiene que ver con muchas cosas: si una empresa produce de forma no sustentable y tiene 5.000 empleados, hay que buscar la forma de acompañarla para que cambie su modelo de producción y pueda producir de manera ambiental, social y económicamente sostenible. Lamentablemente, el modelo económico del mundo actual le da valor a cosas ridículas, premia la destrucción del medio ambiente y la desigualdad social. Claro, siempre va a haber un grupo de ricachones mundiales que se va a quejar. Son señores coleccionistas de dinero, que van a protestar porque sus ingresos no van a ser los mismos, pero en realidad no tienen que preocuparse, porque así y todo van a seguir ganando mucho. Esto no se trata de la no-riqueza para algunos, se trata de que todos vivan mejor.

• Hace poco fuiste anfitrión del pabellón de rock en Tecnópolis…

– En realidad fui a hacer un relevamiento del nuevo espacio que armaron, ¡que es impresionante!. El año pasado di una conferencia en una de las carpas y este año vamos a hacer cuatro o cinco antes de fin de año. Ahí mismo Daniel Scioli me llevó a conocer el pabellón musical: pero más que un anfitrión, fui un curioso visitante.

• Justamente, ante tu acercamiento a la gobernación de Buenos Aires, a Al Gore, y por tus amigos cercanos a la política, ¿recibiste críticas, fuiste cuestionado?

– Algunos pocos no entendieron, porque están demasiado metidos en el “blanco o negro”, que es erróneo. Mi mensaje tiene que ver con la sustentabilidad, la protección del ambiente, y con mejorarle la vida al planeta, no solamente a un sector. Mi prédica no tiene partido político, ni sexo, ni religión. Encasillarla en cualquiera de esas expresiones es una bajeza. Algunos son más, y otros son menos sensibles a mis ideas, pero yo tomo esa oportunidad y les hablo, una y otra vez, y de a poco algunos van comenzando a ver. La política es quizás la mayor herramienta para lograr algunos de los cambios necesarios que predico, pero acercarse tiene su precio, y yo estoy totalmente dispuesto a pagarlo si logro cumplir mis objetivos.

• Acerca de esas ideas: hace un tiempo posteaste una nota acerca de la “Tercera posición” peronista, y otra con un mensaje ambiental de Perón a los Pueblos y Gobiernos del Mundo, que dio en Madrid, en 1972. ¿Qué influencia tiene el peronismo en tu vida?

– Mi papá era íntimo amigo de Cámpora, y mi casa familiar estaba llena de fotos de ellos juntos. Cuando asumió la presidencia, en mi familia hubo una revolución. Pero mi mamá era radical. No nací en una casa peronista, nací en una casa donde se discutían pensamientos políticos diferentes. Yo no soy absolutista, y a Perón fui descubriéndolo solo. A medida que lo fui leyendo, fui entendiendo que mi ideología está muy cerca de la suya. La Tercera Posición es genial, y no es ni más ni menos que decirle NO a los imperios, sea el capitalista, o el comunista. Los latinoamericanos tendríamos que luchar por ella. Desde mi lugar puedo decir que soy peronista, pero hoy mis pensamientos me llevaron a otro lugar. Al “sustentabilismo”. Estamos en el siglo 21 y muchas de las recetas políticas que aún se aplican quedaron obsoletas. Ya no podemos hablar de izquierda o derecha: la línea que divide es la de la sustentabilidad. Cuando trazás esa raya, te das cuenta de quién es un hijo de puta, quién piensa en los demás, quién piensa en el futuro, y quién solo en el hoy.

• ¿Qué sentís cuando vas a dar conferencias a Zárate, ciudad natal de tu papá?

– Emoción. Si bien yo no nací ahí, como creen algunos, me siento zarateño; fui toda mi infancia a visitar a mis abuelos, y tengo muy presentes las historias de vida de mi viejo, que era de una familia muy humilde, y siempre amó esa tierra.

• ¿Estás desarrollando tu propia cerveza? ¿Es sustentable?

– Sí, tengo amigos cerveceros en Bariloche, ciudad que está por convertirse en la capital nacional de la cerveza. Uno de ellos, Bruno Ferrari, es uno de los mejores maestros cerveceros que hay hoy en Argentina. Me gusta la cerveza, me gusta divertirme con mis amigos, me encantó moldear el producto a través de bacterias, de tiempos, cocinar… Me gusta el proceso, pero también lo veo como una posible fuente de financiamiento para R21. Tengo muchos problemas para costear la fundación y generar un producto desde lo personal (porque como fundación no puedo vender nada) podría darme ingresos para bancar algunas acciones. Así, hace un tiempo nos pusimos a trabajar en busca de la rubia perfecta. ¡Es muy divertido! Estamos a punto de encontrar la fórmula definitiva, y antes de fin de año espero hacer el lanzamiento.

• ¿Qué te pasa con la Patagonia que te tira tanto?

– Sin lugar a dudas, es uno de los lugares mas mágicos del mundo. Geográficamente es espectacular, y yo amo la vida de montaña. Cada vez estoy mas despojado de un montón de cosas, me siento alejado de cuestiones propias de la ciudad. Lo que mas me conecta con la Patagonia es la gente. Allá, en general, todos hablar de pasiones: pasión por el deporte, por escalar, por la pesca, por la protección de la naturaleza, etc. La gente vive en el sur por pasión, se come el frío extremo porque ama ese entorno; sino estarían calentitos en su casa de alguna gran ciudad.

• ¿Qué pasa con Mole, sigue siendo una banda?

– Mole… bien, gracias (risas). Vamos lento, pero seguros. Antes de fin de año estaremos sí o sí sobre un escenario. El tema es que hoy mi tiempo está mas focalizado en hacer rodar R21. Hace un año y medio que tenemos seis temas casi terminados. Las ganas de subir a un escenario me están matando, quiero hacerlo cuanto antes. El tema es cómo, dónde. ¿Qué hacemos con los temas? ¿Cómo los distribuimos? Por otro lado, la industria cambió drásticamente. Hoy la gente nos roba la música y nos impide vivir de lo que hacemos, porque cuando alguien baja un tema, no está perjudicando a la discográfica, sino al artista. Antes, mas del 50% de los ingresos del músico provenían de los discos, y muchos creen que con tocar en vivo lo compensamos. Salvo en el caso de las grandes bandas ya establecidas, eso es mentira. En este sistema perverso, los dueños de bares y festivales, que saben que el músico necesita tocar, se aprovechan y le pagan poco y nada. El fantástico mundo de la música tiene como mayor perdedor a los músicos. Quienes ganan son las compañías que fabrican los reproductores de MP3, los productores de eventos que basurean artistas, el público que no paga por la música, y el que pierde es el que crea la magia.

• Hace un par de meses, en las primeras horas de abierta la página oficial de Soda Stereo que creaste en Facebook, se dispararon 1.500.000 de likes, y a partir de allí comenzaste a subir fotos inéditas y videos de la banda, ¿sentís que eso te acerca a Gustavo?

– Eso me acerca a Soda, y por ende a Gus. Hubo un destrabe mental dentro de mí, que tuvo que ver con varias cosas, entre ellas lo que le está pasando a él y la necesidad de estar mas cerca. Soda se gestó de a tres, a pesar de lo que algunos creen. Contábamos con un tipo tremendamente talentoso como Gustavo, pero no la hizo solo, y ninguno la hubiera podido hacer por su lado. Pero ese espíritu de Soda, que estuvo presente del primer al último día, se estaba diluyendo. Por eso, hace unos meses, con Zeta decidimos lanzar los espacios oficiales de la banda en la red. Durante mucho tiempo, nosotros negamos Soda Stereo. “Lo mío es mejor, y esta segunda etapa de mi vida es mejor”, decíamos. ¡Fuck, mentira! ¡Soda fue una de las cosas mas grandiosas que nos sucedieron! Todo este sinceramiento se produjo en la gira de 2007. En algún momento Gus dijo “no luchemos mas con nuestros demonios” y reiteró una frase de Paul McCartney, que dice: “por más que no lo queramos, siempre seremos un Beatle”. En este caso, un “Soda”, y hay que hacerse cargo. Muchos chicos me escriben “Charly, tengo once años y soy fan de Soda a muerte…”. Hay generaciones que están entrando a la banda y hasta ahora no tenían de dónde agarrarse. Junto a Zeta intentamos mantener viva la historia. En lo personal, por momentos no me banco lo que está pasando con Gustavo (NdeR: se le llenan los ojos de lágrimas, se pone colorado). Por momentos me pongo muy mal, como ahora, porque es un tema que me hace mucho daño. Ya se hizo muy largo, y todas las opciones que pienso acerca de su estadio actual… todas son dolorosas.

• ¿Estás en contacto con su familia?

– Sí, no es un contacto de todos los días, pero su familia sabe quién soy y lo que siento, sabe que yo estoy, me consideran un hijo mas, y yo los considero mi familia, mucho más hoy, que mi mamá y mi papá ya fallecieron. En la vida uno se aferra a las familias inmediatas, y con la de Gustavo es así, no nos hace falta estar físicamente para estar juntos. A él lo pienso todos los días. Me preocupo por él y me informo a través de los suyos. Hace poco estuve por ir a verlo, pero sabiendo lo que me pasa me aconsejaron que lo piense muy buen, por el daño que me puede hacer. Lo voy a hacer en breve, solo tengo que tomar coraje. Ya todos saben cómo estoy con el tema. Lagrimeo, me pongo triste, y hay días que digo “¡la puta que los parió, cómo puede haber pasado esto!”, y me dan ganas de pegarle dos cachetazos para que despierte. Me da mucha bronca, me desespera no saber si hay alguien consciente dentro de un cuerpo que no se puede mover. Y nadie me dice si eso es posible o imposible. Eso es una pesadilla para mí, me hace sufrir muchísimo.

• ¿Tenés esperanzas?

– Siempre tengo esperanzas. Pero se está haciendo muy largo para todos: su familia, sus amigos, los fans, y principalmente para él… él no merece esto.

/ Revista Minga /

El ex Soda Stereo encabeza desde 2011 la fundación R21 (Revolución 21), a través de la cual busca hacer conciencia de la crisis ambiental global para generar acciones de mitigación y adaptación en América Latina a partir del aprovechamiento de sus riquezas humanas y naturales, y con ello contribuir a que la región se convierta en un ejemplo de crecimiento sostenible, integración social y protección del medio ambiente.

Como parte de su labor como ambientalista, y en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, Alberti visitó esta semana la Ciudad de México para realizar el “Juramento Ambiental”, una iniciativa de R21 creada como una herramienta para contribuir con la educación ambiental formal, siendo la ceremonia de compromiso la culminación de un proceso de capacitación y trabajo interdisciplinario en el ámbito escolar.

El rockero encabezó, en compañía del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera un acto en una secundaria pública en la Ciudad de México para hacer dicho “Juramento Ambiental”, con el que cientos de jóvenes se comprometieron a ahorrar agua y energía eléctrica, así como a manejar responsablemente los residuos sólidos, entre otras acciones para cuidar el planeta.

A mí durante muchos años me importó el tema del medio ambiente, y creí que sabía de qué se trataba hasta que entendí que el problema del cambio climático es más complejo… Todo me llegaba a generar un click en la cabeza, por eso decidí convertirme en un activista, entendiendo esto como alguien que se activa y ejecuta acciones en apoyo a una causa”, dijo Alberti, durante una conferencia magistral celebrada en la Estación Indianilla, donde el músico se reunió con estudiantes universitarios.

Si cuando uno se cepilla los dientes y no cierra la llave del agua, se desperdician 15 litros de agua, si multiplicamos esos litros por 40 millones de personas, entonces nos da 175, 200 albercas olímpicas. Como verán, los números son monstruosos cuando se multiplican”, destacó el ex Soda Stereo.

Para el baterista, la educación es la base para crear un cambio verdadero y ejecutar soluciones que contribuyan a la protección del medio ambiente. “Si educamos a los niños, estos educarán a su vez a sus padres. Ellos son los que nos pueden ayudar a cambiar la mentalidad de los adultos y que comiencen a reciclar, a usar menos el auto, a apagar la luz cuando no la usan, a no desperdiciar el agua“.

Charly Alberti comenzó su labor como activista ambiental en 2008, cuando se integró a The Climate Project para Latinoamérica, un movimiento creado por el ex vicepresidente de Estados Unidos y ecologista Al Gore, que busca crear conciencia entre la población sobre el calentamiento global y el cambio climático.

/ EnRemolinos.com /

Página 2 de 3« Primera...23