Review: "Zona de promesas", de Soda Stereo

Review: “Zona de promesas”, de Soda Stereo

No existe rareza igual dentro de la discografía de Soda, en cd, cassette (salió en 1993, 6 meses después de Amor amarillo) o, más raro aún, en vinilo. Pero más allá de los formatos o la disponibilidad de stock (es difícil encontrarlo), Zona de promesas es RARO.

Incluye al igual que Languis y Rex mix un inédito sobrante (Mundo de quimeras puede haber sido de Doble vida, y No necesito verte tendría que provenir de Canción animal, aunque por su sonoridad tal vez haya tenido su génesis en el excelente Cámara de Daniel Melero, disco de principios de 1991 donde Cerati fue el bajista). El tema que titula al álbum es acaso de lo más bello y conmovedor de Gustavo, digno sucesor de Té para 3 en su espíritu acústico y letra casi íntima. Injustamente olvidado en las última épocas de Soda, fue versionado por Fabiana Cantilo en el mismo año (su versión fue publicada en abril) y rescatado por Cerati en los primeros tiempos solistas (Gira Bocanada 1999) y tocada al fin por Soda Stereo en los conciertos de la reunión de 2007.

Pero también hay remixes del disco anterior (Primavera 0, Luna Roja… ¿Por qué no hicieron un remix de TODO el disco Dynamo en vez de esto?) y remixes de discos anteriores y disímiles con el sonido contemporáneo del trío, como se ve en Nada personal y Sobredosis de TV (extraídos del simple Gas Mixes, de 1988) Lo que sangra (de Languis…) y el horrible remix de En la ciudad de la furia, junto a Cuando pase el temblor, Mundo de quimeras y No necesito verte.

En realidad, este disco fue el encargado de finalizar el contrato que los unía a CBS desde 1984 y que exigía un trabajo de esta naturaleza, una suerte de compilado y rarities. Noto la gentileza que tuvieron en la banda de brindar material de las sesiones de Dynamo (Zona de promesas, Primavera 0 y Luna roja) y el resto fue obra de CBS-Sony Music. Siendo meros fans, esperábamos algo más, teniendo en cuenta los primeros 10 años del grupo, pero no estaba tan mal… Hasta en la portada se ve la despreocupación del trabajo.