Review: "Gira Me verás volver #2", de Soda Stereo

Review: “Gira Me verás volver #2”, de Soda Stereo

Un sampleo del disco Signos nos mete de lleno en Persiana americana, el gran hit de aquel álbum de 1986. Y la gente canta y es feliz y Gustavo cantando como en aquel tiempo, como en el 86… y hasta tiene tiempo Soda de meter una cucharada de En el borde.

Fue nos lleva hacia aguas calmas con una versión calcada de lo que se pudo escuchar en 1993 en los bootlegs del Dynamo Tour. Esta vez el bálsamo se dió en Bogotá. Volvemos a Buenos Aires para la tormenta eléctrica de una inmejorable En remolinos, con Cerati en su esplendor en uno de los mejores temas de toda su carrera. Como es costumbre, va de la mano de Primavera 0, donde Gustavo da cuenta de la década que pasó frente al incondicional público de Santiago de Chile. Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Soda, América Latina. Es igual.

Ya comenzamos con un paseo en la montaña rusa del rock latino. Porque No existes aparece en su forma original (lejos de la paquidérmica relectura de Rex mix) y nos eriza la piel, “como un extraño tic nervioso…” Y de pronto sucede: la oscuridad de Sueles dejarme solo se apodera del Monumental y le da lugar al acting del descontrol patentado por Pete Townshend de los Who para que Cerati rompa en mil pedazos su guitarra. Lo caliente continúa en el Big Bang de (En) El séptimo día y su ritmo entre grunge y progresivo, partiéndonos el bocho tal cual lo viene haciendo desde 1990. Repitiendo el esquema del disco, Un millón de años luz le abre la puerta a otro solo colosal del Maestro y Zeta y Charly se le unen en el final para jugar a un falso fin del tema tres veces aumentando el extasis del público de la Ciudad de México, que al fin explota por el aire con De música ligera, en el cual la masa corea el solo de guitarra en una costumbre bien argenta.

Vuelve la calma con la bellísima Zona de promesas, la verdadera joya de este set list (al menos en estos dos cd’s, hay otras perlas en el DVD) que Gustavo ya había rescatado en los primeros conciertos de la Gira Bocanada en 1999. Cae el Sol vuelve como en 1997 y antecede al plato fuerte del final, el último tramo que se inicia con Prófugos (de moda en este tiempo gracias a la serie de Disney “Soy Luna”) en donde Cerati vuelve a pronunciar ante un River repleto el “Gracias Totales”. Aplausos para Leo García que reproduce los coros que originalmente se escuchaban en el disco Ruido blanco.

Y como una estrella que se contrae antes de apagarse, Nada personal y Te hacen falta vitaminas desandan el camino del segundo y primer disco respectivamente para señalar el fin de esta historia. “Nada Personal” parece ejecutada en 1985, tremendo. Y “Vitaminas” cierra de un modo divertido, feliz. Como tenía que ser esta reunión. 2 discos disfrutables al 100%.