Review: "Dynamo", de Soda Stereo

Review: “Dynamo”, de Soda Stereo

Entre septiembre y octubre de 1992 arribó a las bateas de Latinoamérica Dynamo, el séptimo disco de estudio de Soda Stereo que marcó otro quiebre a nivel arístico, y según se pudo saber después, dejó huellas y fisuras entre sus integrantes y colaboradores. Colores santos aun daba vueltas en las radios del país a caballo de Vuelta por el universo y Hoy ya no soy yo, pero este nuevo disco (editado en CD, cassete y vinilo, de hecho, fue el último de Soda en Argentina) traía más y más capas de guitarras y samplers y sonidos electrónicos, pero a la vez la banda sonaba “reloaded” con respecto a Canción animal.

El Cd abre con Secuencia inicial, combinando el beat de De música ligera pero con un océano de guitarras con delay y chorus, trucos de la movida shoegazer que acariciaba y al mismo tiempo atronaba Europa, mientras que acá la tele cubría la visita de los Hard Rockers Guns N Roses y la radio destilaba puro blues de la mano del éxito de Pappo con su triunfal “Blues Local”. Aun con ese panorama, Gustavo Cerati invitaba a sumergirse dentro de la música con una frase inigualable “Mójate los labios y sueña”. Toma la ruta mantiene el salvajismo del disco anterior, pero con un colchón de teclados provisto por Daniel Melero, quien se alejó del entorno Stereo al finalizar la grabación del álbum a causa de un clima hostil hacia su persona y su “modus operandi”. La cosa se ponía espesa a nivel sónico, y ahí Soda tiende puentes hacia la nueva generación del Rock Argentino (Los Brujos, Babasónicos, Juana la Loca) mientras que cortaba (por decir una palabra que lo grafique) vínculos artísticos con sus contemporáneos (Enanitos Verdes, GIT…)

El disco recién comienza y ya viene En remolinos, una de las grandes canciones de Cerati en general. Mientras aquí comenzaba a sonar (y mas tarde a cansar) la “cuestión social” en las letras de rock (chequear el altamente demagogo Angeles caídos de Attaque), Gustavo se preguntaba “¿Quien sabrá el valor de tus deseos?”. Apuntó al ser interior y no al conjunto.

El primer corte del disco se pudo escuchar en el programa de Tato Bores tres semanas antes de la salida del disco. Jamás había escuchado personalmente una guitarra tan estridente…- era muy chico y me faltaba conocer aún el Punk Rock, Nirvana y mas adelante The Jam- pero Primavera 0 fue el single forzado de Dynamo, elegido por la compañía y no por los músicos. Era sí, el más “radiable”, pero de ningún modo el que pinte de modo integral la obra. Si es que había tal canción…

Camaleón es el tema más flojo del disco, trayendo únicamente la rareza de Cerati en bajo y Zeta en guitarra. Soda la interpretó en el brevísimo tour de promoción para luego quedar confinada en el olvido sin que siquiera el mismísimo cantante la rescatara en su posterior carrera solista. El misterio se instala en Dynamo junto a Luna roja, que utiliza el mismo pattern de batería que Hombre al agua, pero con un color oscuro, digno de Signos. En una entrevista, Cerati dejó entrever que la letra habla de enfermedades como el Sida, enemigas de la idea del amor, aunque tal vez haya querido referirse al sexo libre, como lo reza en la línea “…yo también pagué placeres ciegos”.

La “emulación Beatle” llega con Sweet sahumerio o George Harrison jugando un rato en el kiosco de U2… A propósito de U2, cuando los irlandeses recalaron en México con el Zoo Tv Tour (1992) en la previa del show se escuchaban por los parlantes del Palacio de Los Deportes las canciones de Cerati, Bosio y Alberti. Bono, intrigado por saber quien era el grupo, preguntó a un asistente y luego lo mandó a una disquería a comprar un ejemplar del cd… Un año más tarde, en el disco de U2 “Zooropa” hay un tema llamado Lemon. Eschuchen y debatan…

La segunda parte se inicia con Ameba, furioso electro rock con una letra casi misógina, que incluye un sampleo de The Idiot (Iggy Pop). Les puedo asegurar que esta demostración de poder eléctrico desplegada por Soda en mucho más rockera que todo lo que escuchamos la década siguiente. Ameba, junto a Texturas, valen por todo el “rock chabón” de los 2000… Nuestra Fe nos trae el único pasaje acústico de la obra, en un track de casi 7 minutos, con una letra regada de luz y esperanza, esa misma que los fanáticos levantan cual bandera en estos días difíciles para Cerati.

Pop, pirotecnia sonora y letra cuasi adolescente (Smell like teen spirit) es la que lleva adelante Claroscuro, antes de la desolación de Fue, curiosa balada dentro de un disco de Rock que termina de la mejor manera posible con Texturas, con el mejor final que pudo haber tenido un disco de Soda y una frase enigmática casi al final “Ahora muchachos a descansar”.

Javier Cuenca
De Rosario, Argentina, es seguidor de Soda Stereo desde 1989. Músico y periodista, integró desde 1996 a 2012 la banda Newbery. Colabora en la sección discos y singles de la revista beatle “Glass Onion” y lleva adelante también “El Salón de Man Ray”. Desde 2015 escribe reseñas en Bailando esta maldita canción.