Review: "Bocanada", de Gustavo Cerati

Review: “Bocanada”, de Gustavo Cerati

Gustavo Cerati finaliza el siglo mirando hacia atrás, más atras de los días de su ex banda y utilizaba las influencias de sus añorados 70’s para entregarnos un disco moderno y lleno de citas, misterioso, tibio y elegante, parecía no ser un disco de “rock nacional”. Los Jaivas, Electric Light Orchestra, Spencer Davis Group, Beach Boys, Bowie, Glitter, Focus y más, ayudan al guitarrista a delinear Bocanada.

Tabú tiene un comienzo enérgico, selvático, con sonidos de jungla y la batería de Martín Carrizo (quizá el mejor batero que tocó junto a Cerati) marcando el pulso de 6/8 que tienen tanto la chacarera como la marinera peruana. y LA VOZ que nos lleva por nuevos lugares, invitándonos a un viaje exótico, profundo. El tema siguiente, Engaña, si bien es deudor de un viejo tema de la Steve Miller Band, es un informe del estado de ánimo de Gustavo, como libre al fin (se rompe la canción / apenas duele) de la presión Stereo. Leo García agrega unos excelentes coros y el tema se va en fade para dar paso a la canción que titula el álbum. Bolero electrónico cachondo con gemidos incluídos, el tema tuvo que acreditarse Cerati – Chaijale (Pablo Schanton)-Thijs van Leer por la cantidad de tiempo de duración de un tema de Focus usado en el sampling.

Puente se ha transformado, a través de los años, en EL tema solista de Gustavo. Descarte del último disco de Soda Stereo, la canción transmite luminosidad desde sus primeros compases y los coros (Leo again) remiten al Brian Wilson de los días de “Smile”. Usa el amor como un puente… Ah, Gus, no te imaginás como estamos extrañando esas frases… está todo tan vacío acá…

Río Babel tuvo su génesis, según contó Cerati, en un dibujo de Benito, casi como un casual sucedáneo de Lucy in the sky with diamonds. La letra es algo errática y el comienzo tiene los acordes iniciales de Mama de la ELO en su segundo disco, de 1972… en fin, fluir sin un fin y sentirse… Beautiful. Temazo y otro out take rescatado de 1995 con la lírica hablando del eterno conflicto matrimonial entre un músico y su esposa… si si, ya se, después se meten otras cosas (más en el caso del mayor rock star hispanoparlante y bla bla bla) pero cuando son novias nos ven casi como un beatle y luego “a donde vas con la guitarrita”. Lo sé. Y este tema cruza un poco esta cuestión.

Casi conceptualmente le sigue Perdonar es divino (¿no suena parecido a El muelle de San Blas de… Maná?…. ¡puaj!) y no puedo evitar reírme. Pero toda risa se “mutea” con Verbo carne. Grabado en el estudio 1 de Abbey Road, el tema alude a la ausencia y la soledad, la pérdida de rumbo en una persona adulta, pero que se siente, en esa situación, como un niño. Las imágenes en sepia de Tu medicina (Colores santos, Cerati /Melero 1992) vuelven y se refuerzan al combinarse con la soberbia puesta en escena de este tema en las presentaciones en vivo de Bocanada, en octubre de 1999 en el Gran Rex.

Raíz, primer corte del disco, vuelve al 6 x 8 y destila en la letra la experiencia de la Ayahuasca o Yage, una planta alucinógena que genera un “viaje” de alrededor de 18 horas. Curiosamente, el tema, primer corte de 5 que tuvo el CD, no cuenta con video clip. Luego de Y si el humo está en foco, que no hubiese desentonado en Plan V, llega el momento mas rocker de BocanadaPaseo inmoral, con pulso made in Bowie, tiene letra de Francisco Bochatón y contó con un video muuuuy loco hecho en gira, hoteles y las playas de Costa Rica (la rubia, si no es Cecilia… ¿¿¿who is???).

Luego del descontrol Glitter, Aquí y ahora viene como un bálsamo con aires de Tom Jobim, Borges y, por que no, nuestro querido Pedro Aznar. Nos descalzamos y bailamos suvemente en el patio de casa. “Se pequeño” era la cita del tema que aparecía en el bonito booklet de la presentación del disco. En la segunda parte del tema… bueno, estos dementes se sueltan un poquito más, pero no hacen daño y no toman a nadie de rehen. Casi al final, Alma nos llena de estrellas la habitación, para empezar a mecernos hasta la ensoñación con Balsa (no la de Lito).

Javier Cuenca
De Rosario, Argentina, es seguidor de Soda Stereo desde 1989. Músico y periodista, integró desde 1996 a 2012 la banda Newbery. Colabora en la sección discos y singles de la revista beatle “Glass Onion” y lleva adelante también “El Salón de Man Ray”. Desde 2015 escribe reseñas en Bailando esta maldita canción.