Review: "Amor amarillo", de Gustavo Cerati

Review: “Amor amarillo”, de Gustavo Cerati

Tras la abrupta cancelación del “Dynamo Tour”, no se sabía a ciencia cierta qué sería de la vida de Soda. Y más aún cuando en los finales del invierno de 1993 llegaba la noticia que Gustavo Cerati se encontraba grabando un disco solista. Finalmente en noviembre del mismo año Amor amarillo se presentaba en una cubierta con dos tonos del color mencionado con apenas un sticker que decía “Cerati”, casi como pidiendo permiso… De tan simple es un disco maravilloso, la situación de un hombre recién casado y a la espera de su primer heredero cruzan la obra en más de una oportunidad, y aprovechando cierta “libertad”, Cerati de paso homenajea al Rock que alguna vez lo hizo empuñar una criolla.

El tema que le da título al disco es el primero que asoma entre cuerpos de luz, cristales y deseos de amor eterno. Zeta aporta su característico groove en el bajo y curiosamente en ningun pasaje del tema nos recuerda la banda de la cual provienen. Le sigue Lisa, el nombre que el cantante tenía reservado para el ser que estaba creciendo dentro de su esposa (al final fue un varón, Benito) y trae más y más imágenes de un Gustavo inspiradísimo, esta vez de un tono marítimo, acuático, como el entorno en el cual nos encontramos antes de nacer… Cerati declaraba en esos días que no se trataba de un disco solista, si no de un disco “solo”, táctica para dejar una puerta entreabierta a un regreso Stereo…

El primer corte (y video del disco) fue Te llevo para que me lleves. Y el concepto continúa, “De una vida a otra vida”. De tan “ganchero” que fue el tema, hubo en quel tiempo una publicidad de una gaseosa que utilizó la base del tema y le cambió los acordes para no comerse el juicio… Enganchado a este tema comienza el track 4, Pulsar, canción de corte “dance” y letra casi existencialista que tuvo su video en 3 colores diferentes. La letra habla del poder redentor del amor y de cierta paz hogareña que podía disfrutar luego de tantos años en la ruta. De hecho este disco fue grabado además de Supersónico, en el flamante “Ambar” que no era otra cosa que el estudio casero que Gustavo montó en su casa de Santiago de Chile.

La primer parte cierra con Cabeza de medusa, que recuerda un poco el pop psicodélico de Colores santos (cabe mencionar que con Amor amarillo Gustavo Cerati cierra una trilogía perfecta bajo el nombre de tres artistas diferentes: Cerati / Melero con Colores santos, Soda Stereo con Dynamo y este disco por primera vez con su nombre y apellido) y una lírica enigmática. Vuela lejos.

El segundo acto (yo lo tenía en cassette) arranca un poquito mas denso con Av Alcorta, donde una vez mas, Gustavo casi al estilo de Lennon en I’m so tired del White Album, nos cuenta de cierto cansancio de situaciones que ya conocíamos. Y aquí viene Bajan, cover de Spinetta del genial disco Artaud, editado 20 años antes bajo el nombre de una banda (Pescado Rabioso) que ya no existía ¿un aviso?. La versión en vivo de la extraña presentación para una FM porteña en abril de 1994 fue DEMOLEDORA.

Seguidamente se presenta un outtake de Dynamo, pero reversionado: Rombos, de voz deforme y guitarras pesadísimas como zarpazos de una bestia eléctrica. Rescatada al fin para el vivo en el repertorio de 2004. El disco va finalizando por un tema firmado por el matrimonio del cual habla este disco Ahora es nunca, remanente del disco con Melero y con un gran trabajo de Cerati en el bajo.

El final caótico de Texturas encuentra su antítesis en este disco con A merced (con Cecilia Amenábar en el bajo), el cierre del tracklist es una caricia constante, plagada de susurros y “te amo” entre citas del tema del inicio. Torteval, el tema oculto, es un mero chiste entre Gustavo y Zeta, como para saudir el ensueño de track anterior.

Javier Cuenca
De Rosario, Argentina, es seguidor de Soda Stereo desde 1989. Músico y periodista, integró desde 1996 a 2012 la banda Newbery. Colabora en la sección discos y singles de la revista beatle “Glass Onion” y lleva adelante también “El Salón de Man Ray”. Desde 2015 escribe reseñas en Bailando esta maldita canción.