La historia del Gas Mixes, la pieza de colección de Soda Stereo

La historia del Gas Mixes, la pieza de colección de Soda Stereo

El estudio Moebio, en la calle Brasil del barrio bonaerense de Constitución, fue el elegido por CBS para que Soda Stereo grabara su segundo disco, Nada personal, en 1985. “Era un lugar muy moderno pero un poco claustrofóbico“, explicaría Zeta en su libro Yo conozco ese lugar. “Lo interesante pasaba por su equipamiento: sonaba muy bien y tenía lo último que había en tecnología, especialmente por la consola Soundcraft y dos multitracks de 16 canales Otari que, sumadas, nos permitían grabar en 30 canales“.

Ante la campaña de expectativa que se había generado tras la edición del disco debut de la banda, y un sin fin de presentaciones por todo Buenos Aires, este segundo trabajo de Soda Stereo representaba la oportunidad ideal para pegar un salto de calidad en su propio sonido. Y así fue.

Con Mariano López como ingeniero de sonido (quien venía de trabajar con Luis Alberto Spinetta) el nuevo LP quedó pronto para comenzar, en lo que sería el verano de 1986, una gira por la Costa Atlántica, que culminaría con la presentación oficial del disco en el Estadio Obras Sanitarias.

Como en cada nuevo trabajo discográfico de sus artistas, CBS era el encargado de promocionar los singles, cortes de difusión, que eran repartidos por todas las radios de mediano y largo alcance en Argentina. De esta manera Nada personal, Imágenes retro, Cuando pase el temblor y Juego de seducción, fueron los elegidos por el grupo (en comunión con la compañía) para promocionar este segundo LP de la banda.

Sin embargo los Soda dieron su primer vuelta de tuerca a la idea de promocionar su nueva música. Imitando una moda mundial (que viviría su máximo esplendor justamente en la década de los 80s), el grupo se decidió por grabar un maxi simple. Un EP de 12 pulgadas (y 45 RPM) con dos versiones totalmente renovadas de dos de sus clásicos.

Algo que era moneda corriente en Europa, sobretodo en grupos como Depeche Mode, Pet Shop Boys y New Order, y que buscaba ser reproducido en Estados Unidos, llegaba a la Argentina. Soda Stereo se transformaría en el primer grupo argentino en grabar un maxi con versiones extendidas, y remezcladas.

La compañía sugirió la participación de Roberto Aldonas como ingeniero para la grabación de Sobredosis de TV. Mariano López se encargaría de la versión extendida de Nada personal.

Con Sobredosis de TV buscamos lograr una versión extendida“, explicaría Gustavo Cerati a la revista Canta Rock. “Quedó muy parecida a cómo la hacemos ahora en vivo“.

Con Nada personal hicimos un remezclado“, continuaría. “Volvimos a ecualizar el tema. Incluso agregamos nuevos instrumentos que le dan otro clima, mucho más bailable“.

El propio Cerati, motor de este tipo de proyectos, confesaría que la realización de este maxi costó mucho más trabajo del que habían imaginado. “Al no haber mesas automatizadas, se hizo difícil la remezcla“. Sin embargo el producto final colmaría ampliamente las expectativas que la propia banda tenía de su trabajo. “Creo que es novedoso, y eso ya hizo que valiera la pena“.

Finalmente se editaron, en Noviembre de 1985, 3.000 copias de este EP, que fueron repartidos únicamente entre los DJs más importantes de la época (los de las mejores discotecas de Buenos Aires), y algunas radios de frecuencia alta. “El objetivo también era colocarlos en otros países de Latinoamérica“, explicaría Zeta Bosio en su libro autobiográfico.

Al mismo tiempo (de ser repartidos en Buenos Aires) se hicieron versiones sin la pista de la voz con el claro objetivo de tenerlas listas cuando fuera necesario hacer playback en los programas de televisión en los que el sistema de sonido no permitiera tocar en vivo“, terminaría.

CBS se encargó de la distribución. Sin embargo no sería editado para la venta al público. La compañía pediría paciencia a los Soda, en vistas a un proyecto de remixes que pensaba editar al año siguiente con lo mejor de los artistas de su cartera. Al grupo no le quedó otra que acceder.

Para Mayo de 1986, Soda Stereo comenzaría su primera gira por Latinoamérica, utilizando entonces las pistas de ambos temas remixados, para realizar los playbacks que fueran necesarios en cada uno de los programas de televisión que solicitaban su presencia.

Durante ese año, CBS (de la mano de Horacio Martínez) se encargaría de editar una de las ensaladas de remixes más reconocidas hoy en día: el “Remix – Dance” que, además, contaría con dos volúmenes en vinilo, con lo mejor de los artistas de su compañía.

En el Volúmen N° 1 vería la luz, finalmente, la versión de Sobredosis de TV. En ese vinilo además estarían agregados Simulacro de tensión (de los Enanitos Verdes), Conexión París (de la Sobrecarga), Los viejos vinagres (de Sumo), Todo está caliente (de David Lebón) y Tan solo para hablar (de Yorio).

Por su parte, el Volúmen N° 2 arrancaría con Nada personal. Se sumarían además los remixes de La rubia tarada (de Sumo), Exhibición condicionada (de Graffiti), Conciencia contrarreloj (de Los Enanitos Verdes), Sombras españolas (de La Sobrecarga), Curarme (de los Argentinos) y De cama en cama (de Instrucción Cívica).

Por primera vez, y tras un año de su grabación, los remixes de Soda Stereo salían a la venta al público en general. Sí, pero no en solitario, sino en un disco doble y colectivo.

Ya en Abril de 1988, y en plena lucha contra la piratería de sus cassettes, la sucursal argentina de CSB vería la posibilidad de lanzar una edición limitada, y de colección, de un nuevo tipo de producto que serviría para llamar la atención: los famosos “mini-tapes”. Cassettes comúnes y corrientes, con dos remixes, y caja de cartón. Lo mejor: a precio promocional. Ideal para retomar el vínculo con el cliente, ante la piratería que iba ganando camino en el continente.

Aquella colección contendría al Dance Mix (con Desireless y Miami Sound Machine), al Love Mix (con George Michael y Stevie Wonder), al Versiones Extrañas Mix (de Enanitos Verdes), al Stone Mix (de los Rolling Stones), al Bad Mix (de Michael Jackson), al Fuckin Versiones Mix (de Sumo), y al Gas Mixes, sí, de Soda Stereo.

Por primera vez, CBS Argentina editaba Sobredosis de TV y Nada personal, en sus versiones extendidas, en un único cassette. El Gas Mixes se transformaría entonces en la pieza de colección de la discografía de Soda Stereo.

Ante una coyuntura global adversa, y ante la posibilidad de encontrar en Soda Stereo un nuevo producto que pudiera ser redituable, la sucursal mexicana de CBS decidió también editar durante ese 1988 un cassette similar con ambos remixes, al que llamaría Mix Cassette.

La última aparición de aquellos remixes, los primeros realizados por los Soda, sería ya en 1993, con la edición del disco Zona de promesas. Una especie de despedida realizada por la discográfica (CBS, que por ese entonces ya había pasado a llamarse Sony) ante el traspaso de la banda a BMG.

Por un tema de contrato, Sony decidió editar ese disco, con distintos remixes, agregándole el tema Zona de promesas (inédito hasta el momento) y aquellas dos versiones extendidas grabadas en 1985. Serían los únicos tres temas que contarían con participación directa de los Soda entre todos los editados en aquel disco.

Como si fuera una especie de nube que flota sobre la historia de la banda, quedaría un capítulo más, aunque infiltrado y sin descubrir por mucha gente, para esos históricos remixes: en la vuelta de Soda Stereo a los escenarios, con la gira Me Verás Volver del año 2007, fue utilizada parte de la base de aquella versión extendida de Nada personal grabada en 1985, para ser interpretada en vivo.

Detalles, tan solo detalles, de dos remixes que fueron el puntapié inicial a la histórica manía de Soda Stereo de redescubrirse y mutar constantemente su sonido.

Allan Kelly Márquez
De Montevideo, Uruguay, lleva adelante EnRemolinos.com desde el 30 de Octubre de 2009. Admirador de Soda Stereo, se transformó en coleccionista. Colabora con material de su archivo para el especial Soda Stereo +INFO (2007), y los libros Cerati, la biografía (2015) y Yo conozco ese lugar (2016).