Menu Desplegable 
null
“”

soda stereo, gustavo cerati, web

Joselo, de Café Tacvba, escribe sobre “Cerati en primera persona”

14 abril, 2013

null

La mayoría de nosotros usamos un sinnúmero de muletillas al hablar (cómo, este, creo, ¿no?), que si viéramos transcrita íntegra una conversación nuestra editaríamos y corregiríamos más de la mitad.

Pero Maitena no corrigió las entrevistas que están recopiladas en este libro, sólo las une, las enlaza; quita las preguntas de todos los entrevistadores, pues no hace falta leerlas, se intuye cuál es ésta. Sólo queda un largo monólogo en el que Gustavo Cerati nos habla de la concepción de sus discos en solitario, empezando por Colores Santos, pasando por algunos de Soda, la despedida y reencuentro de este grupo, hasta llegar al Fuerza natural.

Este monólogo de Cerati en forma de libro está lleno de repeticiones, muletillas, contradicciones. Así es como hablamos, así hablaba Gustavo Cerati antes de entrar en el estado en que se encuentra ahora.

Creo entender por qué Maitena, en un afán de ética periodística, lo hizo así: es la única forma de respetar el hecho de que Gustavo no puede revisar el texto que ella bien podría haber corregido. Así que la única forma de proceder es dejar tal cual las respuestas de Gustavo; sólo tuvo que acomodarlas de manera que parezcan dichas en el mismo contexto, en el mismo momento, aunque no haya sido así.

Al principio cuesta trabajo leer este libro. Parece lleno de errores, le falta fluidez, se atasca la lectura.

Al menos a mí así me pasó. Hasta que me di cuenta que no lo estaba leyendo correctamente: se debe leer como si estuvieras escuchando la voz del que habla a través de las letras. Supongo que el lector potencial de este libro no sólo sabe cómo canta Gustavo Cerati, sino que también recuerda su voz, ya sea porque lo escuchó en alguna entrevista de radio o televisión, o porque lo oyó hablar antes de que atacara su guitarra para cantar otra canción en un concierto.

Así que cuando puse la voz de Gustavo, la lectura comenzó a fluir de manera instantánea. Al poco rato ya estaba a la mitad, y tiempo después cerca del final.

Tengo el libro anterior de Maitena, Antología del rock argentino. Cuando estuvimos en un programa de televisión en Buenos Aires, en donde ella nos entrevistaba, nos regaló uno a cada tacvbo. En él se cuenta la historia del rock de ese país a través de sus canciones más conocidas y representativas. Maitena investigó por medio de entrevistas de qué manera los compositores de estas canciones habían logrado crearlas. Así Calamaro explica de dónde salió La flaca y Estadio Azteca; Adrián Dárgelos, de Babasónicos, cuenta en dónde compuso “irresponsables” (¡en una playa mexicana con una guitarra que yo le presté!); Charly García nos alecciona con el decálogo del buen escritor de canciones y Cerati nos cuenta la manera mágica en que surgió De música ligera.

Libros así no hay muchos, y creo que hacen falta. ¿Qué hay detrás de una canción?, ¿de dónde viene la inspiración, cuál fue el detonante para escribir una letra y no otra distinta?

Podría decirse que Cerati en primera persona es parecido al anterior de la periodista bonaerense. Sólo que en vez de abrir el abanico de compositores y canciones, se centra en la figura de Gustavo Adrian Cerati Clark, su forma de componer, sus intereses e inquietudes musicales, su forma de encarar cada producción.

Los músicos y escritores de canciones encontrarán, si los saben buscar, varios tips para componer que pueden seguir en el futuro (yo encontré varios que seguramente usaré). A los que no les importa más que escuchar su música, hallarán un buen pretexto para volver a oír la discografía completa de su ídolo.

Hay a quien no le gusta que el prólogo lo haya escrito Shakira (¿¿Shakira?? sí, Shakira). Los fans de Cerati no quieren aceptar que su ídolo le escribió varias canciones que ésta canta en dos de sus discos y que eran amigos. Los fans pueden seguir negándolo y no leer el prólogo, pero lo cierto es que Gustavo hacía lo que le daba la gana. Esa es la conclusión que uno saca al leer este libro.

Ahora sólo esperemos que le dé la gana regresar de donde está y nos siga deleitando con su música.

Ya se le extraña.

/ EnRemolinos.com /