Menu Desplegable 
null

| EnRemolinos.com

soda stereo, gustavo cerati, web

ESPECIAL: Hace 30 años Soda Stereo presentaba Signos en Obras Sanitarias

08 mayo, 2017

Se cumplen 30 años de la serie de presentaciones de Soda Stereo, con Signos, en el Estadio Obras Sanitarias ante casi 15.000 personas. Aquí el recuerdo de un fin de semana histórico.

LA PREPARACIÓN:

Con la edición de Signos, el tercer LP de la banda, Soda Stereo creía poder ingresar en nuevos mercados que, con Nada Personal, habían visto con buenos ojos el despegue del trío. La conquista de Chile en aquel verano de 1987, y el comienzo de una de las giras más importantes y extensas de la historia del grupo, fueron postergando la presentación oficial del disco en Buenos Aires.

La idea de Alberto Ohanian, con la complicidad del trío, era la de poder explotar los mercados de Colombia, Perú, Venezuela y Ecuador abiertos el año anterior. A su vez, surgió la chance de tocar también en Paraguay y Bolivia, por lo que la agenda estaría practicamente cerrada desde Marzo hasta Agosto de ese año, ininterrumpidamente.

La posibilidad de que Obras estuviera disponible en las primeras semanas de Mayo, ajustó aún más las fechas a la necesidad de la banda que, tras tocar en el exterior, realizaría una mini gira por Argentina, para volver a viajar por el resto del año.

Gustavo Cerati habló con el resto del grupo de exponer en la presentación oficial del disco un sonido aún no alcanzado en la gira. Surgió entonces la idea de utilizar una corista y una sección de vientos para que el show alcanzara ribetes históricos. El nombre de Celsa Mel Gowland cayó por su propio peso. Había sido partícipe de la grabación del LP, y estuvo como invitada en el especial que Soda Stereo realizó en el programa Badía & Compañía para cerrar el año 1986. Por otro lado, se convocó a Pollo Raffo para que se encargara de la sección de vientos, quien también había trabajado con el grupo en la grabación del disco.

Celsa comenzó a ensayar con la banda a fines de Abril, brindándole un timbre especial a los coros, lo que enalteció aún más el sonido que el grupo había conseguido en vivo. Igualmente Gustavo creyó conveniente agregar otra corista para reforzar la base de cada uno de los temas. Celsa le sugirió incluir a Sandra Baylac, a quien conocía del grupo Soul Fingers, en el que ambas participaban. El trío aceptó inmediatamente.

Ante una agenda cargada de recitales en diferentes ciudades, y ante la imposibilidad de realizar sesiones extensas en su sala, se decidió utilizar las presentaciones que Alberto Ohanian había vendido a la productora de Highland Road en las ciudades de Salto y San Nicolás, apenas una semana antes de la serie en Obras, como ensayos generales con público para realizar las modificaciones pertinentes. Celsa y Sandra, entonces, serían parte de ambos shows para ultimar los detalles en vistas a la presentación oficial del disco.
 

LA PREVIA:

Tras la conocida tragedia sufrida en San Nicolás, Ohanian decidió reforzar las medidas de seguridad ante las tres funciones que el grupo brindaría en Obras Sanitarias el 08 y 09 de Mayo. Se dispusieron finalmente 250 efectivos policiales, dentro y fuera del estadio, quienes controlarían el ingreso del público. Se prohibió además el estacionamiento en la puerta del recinto, para evitar cualquier aglomeración que pudiera entorpecer la labor policial a la hora de controlar que se cumplieran las medidas de seguridad dispuestas.

El recelo de la policía por cumplir con la meta de no tener ningún inconveniente en estos shows, llegó al punto de prohibir que los taxis dejaran a sus pasajeros en la vereda del estadio, anotando las matrículas de los vehículos que no cumplían con lo impuesto.

Finalmente, y tras una gran expectativa, el Viernes 08 de Mayo a las 21 horas, Soda Stereo subió al escenario para presentar Signos, en la primera de tres funciones pautadas. Liber tenía 14 años en aquella época, y pidió para ir a Obras: “Fui con mi hermana y con mi prima“, nos cuenta. “Fuimos a la platea, atrás, lo ví sentado el show. Todavía tengo la entrada, que a 30 años aún la guardo casi intacta“, agrega. “Fue un show terrible, no me olvido más de esa noche, impresionante“.
 

EL CONCIERTO:

El grupo volvía a tocar frente al público que lo vió crecer, teñido de una gran tristeza por lo sucedido en San Nicolás. “A veces una noche puede ser la más triste de tu vida, y el día siguiente el más feliz“. Con esas palabras Cerati resumió durante el concierto el sentimiento que embargaba al grupo por entonces.

Soda Stereo interpretó los 8 temas de su nuevo LP mas los clásicos de sus dos trabajos anteriores, en un sonido que sería luego mencionado como de nivel internacional por la prensa especializada. “Lejos de defraudar, los Soda atacaron con un show más visceral que prolijo“, describía la revista Rock and Pop. “Efectivamente su temática está cobrando un giro evidente, tendiente a la rockerización de su sonido“, concluía.

No existiendo internet ni medios de comunicación masivos o al alcance de la mano, resultaba difícil saber de los cambios que la banda venía teniendo durante la gira. “Fue una sorpresa para muchos de nosotros ver a Zeta tocando la guitarra en la intro de Signos“, nos cuenta Liber. “Fue raro verlo así, además tenía una guitarra acústica medio extraña, tipo guitarrón“.

Por otra parte, el público seguidor de Soda Stereo se encontraba con la presencia de Daniel Sais en los teclados, quien había debutado el 23 de Abril en Paraguay, en lugar de Fabián Von Quintiero, quien algunos meses después estaría integrando la banda de Charly García, con la que presentaría Parte de la Religión. “Tenía un miedo espantoso. Hoy me resulta enternecedor pensar en cómo me equivocaba por la emoción. Una anécdota que jamás voy a olvidar fue verlo entrar al camarín a Pedro Aznar. Casi me desmayo. Yo era un pibe completamente nuevo y ahí estaba él felicitándome“, recordó Sais en La Viola.

El set list completo interpretado por la banda arrancó con Signos, continuando con Estoy azulado, Sin sobresaltos, Imágenes retro, Ecos (en una versión “bíblica” según la Rock and Pop) y No Existes. Si no fuera por…, Final caja negra, Juego de seducción, Danza rota, El rito, Trátame suavemente, y la joyita de la noche: En camino (en su versión original, por primera y única vez en toda la gira). La parte final del show estuvo compuesta por Cuando pase el temblor, Persiana americana, Sobredosis de TV, el Vita Set, Prófugos, y Nada Personal.

El concierto sirvió también para mostrar en forma concreta los nuevos puntos de apoyo del grupo. Si antes eran los tachos de Alberti los que se mandaban al frente, ahora es Cerati quien marcha a la cabeza del trío“, reflejaba la revista. “Su voz y guitarra son los encargados de poner la cara en el momento de la energía, nucleando en las melodías los centros de atención de los temas contrastando con la importancia que tenía el ritmo hasta no hace mucho. Pero este cambio no es caprichoso ni falto de fundamentos: Gustavo está cantando con una versatilidad asombrosa“.

Recuerdo un dato clarísimo, cuando terminó el show comenzó a sonar With or Without You de U2. Fue la primera vez que lo escuché en mi vida, ese fue el primer tema que sonó como música de ambiente en el estadio cuando se fue Soda“, rememora Liber, quien agrega: “El lunes siguiente ellos fueron a la radio Rock and Pop, al programa Feedback de Mario Pergolini, y en la última hora pasaron algunos de los temas del show, que son los que ahora andan dando vueltas por internet“.

Quedaba claro que Soda Stereo se encontraba en un momento destacado. Los medios de prensa así lo reflejarían en los días siguientes. “Los enfervorizados fans que concurrieron a los tres shows tuvieron la oportunidad de apreciar algunos de los mejores conciertos que recuerde la música nacional“, publicaba la revista Aló Chicas. “Una vez más, Soda estuvo a la altura de sí misma: la mejor banda argentina“.
 

  • / Redacción: Allan Kelly Márquez /
    / Agradecimientos: Liber Pettis /
    / Fuentes: Revista Rock and Pop, Aló Chicas, La Semana, La Viola /