Menu Desplegable 
null
“”

soda stereo, gustavo cerati, web

ESPECIAL: El fan de Soda Stereo que obtuvo la guitarra de Cerati en River

25 marzo, 2017

null

¿Existe para un fanático de la música algo mas grande que estar presente en un concierto de su artista favorito? ¿Se puede acaso caer conscientemente de que uno puede estar siendo parte de un momento histórico en la vida de tu banda preferida? Pero ahondando mas aún, ¿se puede casi sin querer obtener un recuerdo de ese momento para toda la vida? ¿Un pedacito de historia en tus manos?.

Diciembre de 2007. Noche de calor, explota la burbuja en el tiempo de Soda Stereo en River. Seamos precisos: 21 de Diciembre. Raúl García, un fanático de años del trío gaseoso, se prepara para vivir uno de los momentos mas inolvidables de su vida. “Ese día yo estaba en la valla y antes del show le dí mi mochila a la gente de seguridad para que la guardaran debajo del escenario. Al jefe de seguridad de ahí le dicen “el Colo”, y lo que mas le impactó fue verme en la valla con mis 2 hijos (Jimena de 11 y Alejandro de 9)“, comienza a relatar. El integrante de la guardia de seguridad accedió, y durante más de dos horas, mientras Soda se despedía en el que sería el último show de la banda, le cuidaron la mochila.

null

Cuando terminó el show, me devolvió la mochila y me dijo “gracias por todo loco, Feliz Navidad”. De los 6 shows de Soda en River, yo estuve en 4 junto a la valla, y se terminó armando una linda amistad con él. Le dí un abrazo y comencé a caminar con dos amigos que me habían acompañado: Luis y Nacho“, continúa.

Al llegar al medio del estadio, mientras salíamos, comenzó a hacer frío, por lo que abrí la mochila para buscar abrigo. Cuando la abro, me encuentro con este tesoro: un pedazo de la guitarra que rompió Gustavo esa noche en Sueles Dejarme Solo. Lo primero que hice fue llorar, me temblaban las manos“. Y no es para menos. Raúl, sin querer, sin saberlo, estaba siendo parte de la historia mas grande del rock argentino. En sus manos tenía un registro único e inolvidable de aquella última noche de Soda Stereo en los escenarios.

Mi amigo Nacho me dijo “dejame tocarla, por favor!”, y junto con Luis, la tocaban a escondidas. El miedo que tenía era que la gente pudiera ver eso, y se terminara armando una batalla campal. Recién cuando la gente comenzó a separarse del estadio me saqué dos fotos con un celular y la guitarra en la mano“, recuerda Raúl.

Pero la historia no termina allí: “Al tiempo lo veo al Colo en un recital de los Fabulosos Cadillacs y le agradecí por el tremendo regalo, él me respondió: “Vos te lo merecías. Ví cómo estabas con tu familia en las vallas, y todas las noches volvías a estar ahí. Sé del sacrifico que hacías para estar en vallas y fue mi regalo de Navidad para vos“.

null

null

Sueño cumplido. Hoy Raúl recuerda aquella anécdota como uno de los momentos mas inolvidables de su vida. Comparte esa sensación con Eduardo Iencenella, mas conocido como Barakus, el asistente de Gustavo Cerati, quien obtuvo la otra parte de la guitarra: “Cuando llegamos al último show de la gira Gustavo pidió otra PRS con la que se sacó las ganas de romperla“, nos comentaba en exclusiva. “La rompió y pudo tirarla al público, aunque la cabeza de la guitarra voló para mi lado y conservo ese trofeo conmigo“. Una historia de fanatismo, de amistad, y… sobretodo, de amor por Soda Stereo. Un pedacito de historia en sus manos…

/ Texto: EnRemolinos.com /
/ Fotos: Raúl García /
/ Fotos Gustavo Cerati: Damián Benetucci /