null


“Siempre vuelve a dar nuevas chances, una vuelta más…entera”. La primavera cero en la que la música de Soda Stereo vivió en el último año apoyada en la unión con la prestigiosa compañía canadiense Cirque du Soleil llegará a su fin el 9 de septiembre, cuando baje el telón de la última de las catorce funciones que Séptimo día volvió a programar en el Luna Park. Será la despedida en el mismo estadio donde la aventura de Soda Cirque comenzó, allá por marzo de 2017, con récord de funciones y recaudación. “La obra fue un éxito en todo sentido. Es un gran espectáculo y en cierto punto ha sido como una gira de Soda: hemos estado en casi todos los países donde tocábamos cuando salíamos de gira“, dice Zeta Bosio , quien junto a su compañero Charly Alberti participó de buena parte del tour del Cirque, que este año llegó incluso hasta los Estados Unidos.

La semana pasada, ambos se alzaron con el Premio Gardel a Mejor álbum conceptual con la banda sonora del espectáculo, y mientras se asoma el cierre de un nuevo ciclo de sus vidas, Zeta no quiere hablar del final e insiste en que con Charly tienen ganas de hacer un último concierto juntos. “Obviamente que sin Gustavo no sería lo mismo, pero sería una forma de homenaje. No sería un regreso de Soda, porque nadie puede estar pensando que Soda puede existir sin Gustavo, pero no quiero pensar que no vaya a tocar nunca más con Charly“.

• ¿Cómo fue volver a los premios Gardel representando a Soda Stereo?

– Siempre son lindas estas celebraciones, donde uno se junta con todos los músicos y festeja un poco el trabajo del año. Fue una noche emocionante para Charly García y para todos los que lo seguimos y lo queremos. Para los que disfrutamos de su música fue una noche especial. Nosotros recibimos un premio al proyecto conceptual, que me pareció que define muy bien lo que fue esta idea del Cirque du Soleil de Séptimo día, de unirnos con una compañía como esta. Para nosotros fueron también años de aprendizaje, trabajando con una de las mejores compañías de espectáculos del mundo.

• Con Charly Alberti estuvieron muy presentes en la gira del espectáculo…

– Sí, podríamos haber firmado y dedicarnos a nuestras cosas, como hicieron los Beatles, pero la verdad es que vimos también que era un proyecto que de alguna forma involucraba mucho del trabajo que habíamos hecho con Soda, y si uno lo entrega así nomás, siente que se puede despersonalizar. Por más que la compañía sea muy buena tratamos de estar desde el principio para poder transmitir muchos de los sentimientos que nos manejaban en la época de Soda. Y ellos nos dieron el lugar para participar desde lo creativo y desde la música.

• ¿Te sorprendió el éxito que tuvo Sép7imo día?

– Fue increíble y creo que se debió a que esta creación de Michel Laprise se basó mucho en la emoción, en evocar fuertemente sensaciones en la gente. Yo he tenido la oportunidad de estar sentado entre el público y he visto gente al borde de las lágrimas, como si estuvieran reviviendo momentos importantes de su vida. La obra en ese sentido es un éxito, es un gran espectáculo y ha sido como una gira de Soda, hemos estado en casi todos los países donde tocábamos cuando estábamos de gira. Fue como estar todo el año girando virtualmente.

• En esta suerte de revisionismo de toda la obra de Soda, ¿descubriste cosas nuevas de la banda?

– Particularmente, como uno no siguió tocando, se quedó con el recuerdo y cuando escucho el material y los vivos me doy cuenta de que estábamos muy afilados, tocábamos muchas horas. A veces uno cree que las cosas no eran tan así, pero al escuchar los tracks por separado te das cuenta de la cantidad de detalles que le poníamos, la artesanía que tenían cada uno de los temas. Eso creo que se perdió un poco con el tiempo y hoy todo es más fast music. Grabalo así que después se arregla todo. Nosotros teníamos muchos tracks casi invisibles, sobre todo en Dynamo, que cuando los escuchás por separado me parece increíble que hayamos hecho algo así.

• El otro día, en una entrevista en México, Alberti sugirió que podría haber un último show de ustedes dos, ¿es así?

– En realidad salió de las ganas que podíamos llegar a tener de tocar juntos, y de hecho yo las tengo. Me parece mentira no volver a tocar con Charly nunca más. No sé si tengo ganas de armar una banda, pero sí volver a vivir situaciones con nuestra gente, por lo menos una despedida o alguna vez más. Si no, me quedo con la sensación de que voy a tocar los temas de Soda solo en algún asado o cuando haya alguna banda tributo que me invite a subir al escenario. Sería algo que me haría feliz volver a hacer una vez más. Obviamente que sin Gustavo no sería lo mismo, pero sería una forma de homenaje, no sería un regreso de Soda. Nadie puede estar pensando que Soda puede existir sin Gustavo, no se trata solo de un integrante, es nuestro líder, el jefe de muchas cosas, es la identidad. Pasaría más por hacer un homenaje nosotros dos.

• ¿Estuvieron tocando con Alberti?

– Hace un tiempo nos juntamos. Yo armé Shoot The Radio un poco para poder tocar el bajo y es algo que extraño. En ese plan, nos juntamos en la sala de Charly y lo hicimos una semana, hace como un año. Pero no hay ningún plan concreto, el día que tengamos algo lo anunciaremos. Menos en el marco de este final del Cirque. En realidad es una locura nuestra que quizás en algún momento pueda llegar a tomar forma, pero sería un trabajo largo de armar.

• ¿Y cómo se sintió volver a tocar los temas de Soda?

– Bien, fantástico, he tocado temas de Soda con mucha gente, me ha pasado en distintas situaciones, porque uno sigue siendo un Soda adonde vaya, pero tocar con Charly es una sensación totalmente distinta.

• Alberti también deslizó que Benito Cerati y tu hijo Simón podrían formar parte del asunto…

– No, de eso no hay nada. Creo que Benito tiene su propia carrera y está creciendo mucho, rodeándose de gente y armando su proyecto. Simón también tuvo su banda, se separó, ahora está como guitarrista de otro grupo. Ya tienen una mochila pesada como para encima cargarles más cosas. Ellos tienen su desafío, que es armarse su propio lugar dentro de la escena. Lo único que tenemos de todo esto por ahora son las ganas. El último día, cuando terminamos de grabar el disco, nos miramos con Charly y nos dijimos: “¿Ahora no nos vamos a ver más?”. Nos agarró como una especie de nostalgia, pero no queremos generar una bola de nieve, porque todavía no hay nada.

• ¿Es verdad que Coldplay los contactó para tocar con ellos “De música ligera” en su último show en el país?

– Pasó que un argentino amigo de Chris Martin le hizo conocer a Soda y querían ver si podíamos participar, pero Charly tenía comprometida una conferencia en Paraguay para esa fecha, así que no hubo forma. Fue muy lindo que una banda internacional grossa tuviera ese gesto para nosotros y para la gente, porque Soda de alguna forma ya es de la gente, no es solamente nuestro. En ese sentido, Soda no para de sorprendernos. Hay muchos músicos que por algún motivo u otro les llega el material de Soda y disfrutan de la banda. El otro día me llegó una foto de uno de los Depeche Mode que tenía a Dynamo como uno de sus discos favoritos. Creo que todo eso tiene que ver con que hicimos música desde el amor, siempre. Fuimos un grupo que heredó un poco la bohemia de los años 70, que fue la época en la que tuvimos nuestra formación musical, que luego tuvo que lidiar con el negocio, algo que antes no existía. Tratamos de mantener firmes nuestros ideales de emoción, de amor, de no ir detrás del dinero. En cada disco siempre pusimos en juego nuestra carrera.

• ¿Y Shoot The Radio [la banda que armó junto a Fernando Montemurro] cómo sigue?

– Estuvimos tocando bastante. De hecho, la misma gira del Cirque du Soleil nos hizo conocer gente que nos permitió tocar en festivales en varios países. Es un lindo proyecto, que estamos llevando despacio, con absoluta libertad. Tratamos de no dejarnos presionar por ninguna expectativa externa. Lo que hacemos es un show con mucha imagen y es un desafío grande tocar sin baterista y sin cantante y aun así poder hacer un show contundente. El 15 y el 16 de este mes vamos a tocar en Córdoba y en Mendoza y estamos por editar unos remixes que hicimos con DJ, en algunos casos más rockeros y en otros más house.

/ La Nación – Foto: Marcelo Gómez /

Nos gobierna la música“, declaró Héctor Zeta Bosio esta noche antes de aparecer en escena. Las escasas luces que iluminaban el interior del Movistar Arena se centraron en el escenario que estaba pronto a recibir al dúo trasandino Shoot the Radio.

Vamos a volar“, sentenció nuevamente el ex Soda Stereo quien ahora se desmarca de aquella banda para entregarse a los ritmos inspirados en figuras de la electrónica funk, como The Chemical Brothers o Daft Punk. Opera Galaxy, su -hasta ahora- único disco publicado, fue la columna vertebral de su show que recibió una audiencia que en su mayoría no superaba los 20 años.

Los ritmos electro-house combinados con los toques de rock, fueron acompañados de una sobrecarga de luces e imágenes fluorescentes que deberían declararse no aptos para epilépticos.

Desde estrellas rojas que emulaban un viaje por el espacio, pasando por una estampida de elefantes verde fluorescente hasta hombres en el espacio; Bosio y Montemurro no fueron simplemente a tocar, desplegaron toda su energía transformando el Perry Stage en una vuelta por el universo.

Con dejos de “Intergalactic” de los Beastie Boys y sutiles toques de David Bowie, Shoot the Radio creó un vórtice para los adolescentes que imperaban en el recinto musical, quienes reaccionaron dejándose llevar por los beats fusionados con una voz a ratos humana, y a ratos robótica.

Dado el grupo etáreo, no fue de extrañar que el sampleo de la introducción de “Nada personal” pasara inadvertido por la juvenil audiencia. Fue escuchada como una canción más que desconocían.

Gracias Santiago“, declaró Bosio ante un Movistar Arena semi vacío con parte de su público descansando sentado. “Este es un momento de gran emoción, al menos para mí“, continuó. “Les quiero presentar a mi hijo Simón Bosio“.

Un joven alto y delgado subió al escenario y tomó una guitarra para interpretar una canción que a los pocos acordes llegaría como un viejo amigo en los oídos de los soderos. La voz sampleada de Gustavo Cerati sonó al ritmo alterado de No existes de Signos (1986). Con escaso efecto en el público, los Bosio y Montemurro dejaron todas sus fuerzas en aquel cover que recordaba los primeros años de fama del bajista.

Pero el cierre dejó los ánimos en alto y estableció que Soda es parte del pasado. Everything is you fue la despedida del dúo que mira hacia el futuro con los ritmos electrónicos como materia prima, el rock como complemento y la propuesta visual como condimento especial.

/ Mónica Garrido – La Tercera /

Desde el 16 al 18 de marzo se desarrollará la cobertura vía streaming de Lollapalooza Chile 2018, la cual tendrá como animador estrella al ex integrante de Soda Stereo Zeta Bosio, además de la periodista Matilda Svensson y el periodista Werne Nuñez.

Por cuarto año consecutivo VTR estará a cargo de la transmisión oficial del evento. En esta oportunidad, lo mejor de los tres días de festival estará disponible de forma gratuita para clientes digitales del cableoperador, en las señales 101, 102, 701 HD y 702 HD de televisión y para todo público en la web de VTR.

Este año contaremos con un importante invitado internacional, Zeta Bosio, un ícono del rock latinoamericano que conducirá nuestras transmisiones y además se presentará en Lollapalooza Chile 2018 con su banda Shoot the Radio“, apuntó Patricio Fuentes, gerente de Marketing de VTR.

Estoy feliz de compartir con Matilda y con Werne. Tengo muchísimas expectativas porque desde hace años la transmisión del evento ha sido vista por muchísimas personas. Espero que este año no sea diferente y que el número nos sorprenda una vez más“, apuntó Bosio.

/ BioBioChile /

Shoot The Radio, la experiencia sonora de Zeta Bosio y Fernando Montemurro, tiene un nuevo video, Everything is You. “Estamos muy contentos con el resultado. Lo grabamos en Rosario y la pasamos muy bien. Armamos un lindo equipo de trabajo, con mucha energía“, destacó Zeta a La Viola.

No estamos en un proyecto mainstream. Estamos trabajando con pocos recursos, producción y problemas de una banda independiente. No estoy en un colectivo artístico como era Soda“, remarcó.

La banda ya piensa en su próximo disco, el sucesor de Opera Galaxy. “Somos un dúo de productores y vamos a ir armando el álbum en base a las canciones que tengamos. No queremos estar ligados a un cantante para todo el disco“, adelantó.

/ TN.com.ar /

En la noche de ayer el Luna Park fue testigo de la vuelta a los primeros planos de Soda Stereo, esta vez de la mano del Cirque Du Soleil, y el espectáculo Sép7imo Día. Una noche inolvidable, marcada claramente por la nostalgia entre el pasado, y la tecnología y dedicación de un circo sin precedentes en la escena musical latina.

Zeta Bosio, consultado por los medios minutos antes del comienzo del show, recalcó que Sép7imo Día “tiene mucha emoción. Creo que vamos a poder ver a Soda como nunca la habíamos visto antes, sobretodo vamos a poder escucharlo con los ojos“. Gustavo Cerati mencionó en algún momento la necesidad de que Soda Stereo se reinventara disco a disco, proyecto a proyecto, buscando sorprender, dar un paso más. Tras aquella vuelta en el 2007, quizás lo único que podía llevar a Soda Stereo a esta década que estamos viviendo, era un espectáculo de tal magnitud.

Gustavo está en todos los temas, esto es un homenaje. Es un homenaje a Soda y por ende a Gustavo, que es el que extrañamos todos. Seguramente él estaría muy orgulloso de Sép7imo Día porque tiene que ver muchísimo con el espíritu de lo que siempre hicimos, que es apostar a cosas nuevas, apostar a más. Y este show creo que es el zoom de todo eso“, concluyó Zeta.

Para Charly Alberti el proceso de gestación de este espectáculo marcó un desafío personal, desafío que compartió con Zeta. “Entendemos que esto es importante en todos los aspectos, quizás el principal para nosotros dos fue el desafío de poder hacer esto entendiendo la situación en la que comenzó. Y afrontando esto con entereza, diciendo “bueno, ok, tenemos que sacar esto adelante”, entendiendo que Gustavo ya no está“.

El volver a entrar a un estudio a trabajar con temas de la banda que formaron hace más de 30 años, pero ya sin la presencia de Gustavo Cerati, marcaba un reto y una nueva manera de trabajar desconocida para ambos Soda. “Nos sirvió el proceso para acostumbrarnos, o entender realmente que lo había pasado con Gustavo era una realidad, y tomar eso, convertirlo en energía y hacer lo que hicimos, que es una gran obra musical“. No en vano el estudio elegido fue Unísono, el de Gustavo.

Para la noche de ayer, Charly se encontró emocionado. “Es un gran día“, confesó. “Después de tanto tiempo de trabajo la verdad que tenemos muchas sensaciones desde el primer día que empezamos con Zeta. Un proceso largo, y creemos que hemos hecho algo hermoso, tanto nosotros como la gente del circo, y la gente va a poder comprobarlo y validarlo. Es un show alucinante“.

Fue un proceso de aprendizaje, donde nosotros pudimos aprender a ver la musica en 360 grados y a poder plasmar de la forma más fiel lo que es nuestra historia musical, dándole al circo lo que necesitaba, con todas las necesidades de tiempo y duración para cada uno de los actos, sin desvirtuar lo que fue cada tema de Soda“, finalizó.

En definitiva se trató de una noche histórica. Quizás varios de los fanáticos de la banda miran con recelo este nuevo proyecto, sin embargo nadie puede negar que Soda Stereo está nuevamente dando que hablar, como su historia lo manda. 70 funciones son las que espera Buenos Aires para llenarse de soda en las venas. Luego comenzará un tour internacional (breve escala en la ciudad de Córdoba) que recorrerá los principales países que fueron parte de la Sodamanía en las viejas épocas.

/ EnRemolinos.com /

Zeta Bosio presentó en la tarde de ayer su autobiografía “Yo conozco ese lugar” en la Sala de las Artes de Filsa, en Chile. En 355 páginas, el bajista y fundador de la mítica banda argentina Soda Estéreo, recordó en detalle los parajes más desconocidos e íntimos de la historia del grupo, como la convivencia y manera de relacionarse con el vocalista Gustavo Cerati.

El bajista comentó que tardó 4 años en escribir el libro. Además de sus propias vivencias, el músico explicó que tuvo la oportunidad de reconstruir parte de la historia del grupo apoyado también las experiencias de los miles de fans de la banda. “Han sido todos muy buenos momentos. Repasar toda la historia fue como cambiar de nombre a todos los archivos que tenía, actualizarlos y quedar como en paz. Repasar la historia de esta forma y ordenarla de vuelta, me hizo muy bien“, contó Zeta Bosio, durante una conferencia de prensa en Estación Mapocho.

Uno de los aspectos centrales del libro, según Bosio, fue recordar el gran concepto de “Familia Soda”, sentimiento que hasta hoy preserva y que mantiene viva su eterna amistad con Charly Alberti, con quien sigue desarrollando proyectos en común. “Yo repetiría lo mismo, nuestra relación, la que tuvimos, la manera en que nos pudimos comunicar con Gustavo y con Charly. Ellos son parte de mi cuerpo, somos una unidad. Es muy loca la hermandad que se genera. La relación con estos chicos fue algo muy especial“, aseguró Zeta muy emocionado.

Pero el bajista reconoce que no todo fue miel sobre hojuelas. De hecho, justamente en este proceso de repasar la historia de la banda, Zeta explicó que también resurgieron los momentos más difíciles de la banda como los problemas al interior del grupo, desde las drogas y peleas por los derechos de autor hasta el accidente cerebrovascular que le cobró la vida a Cerati.

• ¿Cómo recuerdas a Gustavo, sientes que de alguna manera te quedó pendiente algún tema o proyecto con él?

– Sí, en verdad. Los accidentes te lo llevan tan rápido, que siempre queda algo por decir. Teníamos planes, proyectos, habíamos recuperado la relación, estábamos más grandes y podíamos hablar de muchas cosas. Son cosas que pasan. Lo extrañamos un montón. Había una forma de trabajo, una relación de diálogo. Sabemos que está ahí y es muy emocionante trabajar en solo con las voces, el poder editar los mejores momentos, es como si estuviéramos en el estudio juntos. Extrañamos su presencia.

Zeta, además, reconoció que no quiso abordar en profundidad el accidente cerebrovascular de Cerati, que se produjo el 16 de mayo del 2010 en Caracas, más bien por respeto a la familia del vocalista y porque el libro justamente lo estaba terminando de escribir por aquellas fechas. “Fue un momento muy doloroso para todos. Estaba muy fresco todavía y me parecía que había un proceso con ellos, de intimidad. No considero que sea bueno mostrar al público todo los que hacíamos, cada uno de los sentimientos. No me pareció apropiado mostrarlo en el libro, estaba muy fresco el dolor y es una cuestión que espero que entiendan y que se puede respetar. Toda la familia Soda esta muy dolida, no era el momento y el lugar. Esta última etapa, me hizo reflexionar mucho sobre lo que tuvimos e hicimos, ahora que ya no lo tenemos. Recién ahí tomé conciencia de quien era Gustavo“.

También el músico se refirió al musical-homenaje de Soda que se realizará con el Cirque du Soleil. “Es una fábrica de magia y nos pareció una buena idea de intentar algo. Pudimos transmitir lo que significó esta banda para Latinoamérica. Vamos a estar con Charly (Alberti) y va a ser algo increíble, inolvidable, una experiencia completamente distinta incluso para mí, que lo disfrutaré desde la butaca, así que supongo que me va a sorprender también“, dijo.

/ Showbiz / Publimetro – Foto: Jonatan Moreno /

“Mirá que a partir de ahora cambia todo. Tu relación con la gente va a ser distinta y no vas a poder decir siempre lo que pensás. Vas a tener que medir el efecto que eso produce”, fue el consejo que recibió Zeta Bosio de un productor en los días que Soda Stereo era algo serio.

“Yo conozco ese lugar” (frase del tema “Lo Que Sangra (La Cúpula)”, clásico de Soda Stereo del disco Doble Vida de 1988) es un conjunto de relatos que todo fan quiere conocer sobre la vida de uno de los fundadores de la banda. Zeta Bosio, junto a Gustavo Cerati y Charly Alberti, le dieron vida a un grupo que se consagró en la Argentina y que conquistó América Latina con sus canciones. El bajista del grupo tomó el desafío de abrir su archivo y recordar su carrera, cargada de miles de anécdotas y logros.

Fueron cuatro años de trabajo. Horas de grabaciones para dar con la historia indicada. “El proceso fue mutando y coincidió con la situación que le tocó vivir a Gustavo que me hacía ver las cosas desde otro lado. Me ayudó a madurar“, contó Zeta Bosio durante la presentación del libro.

La obra toma interés con historias emocionantes. “Es el relato de un viaje que está plagado de situaciones y aventuras que salimos a buscar con Soda. Éramos chicos que nos queríamos divertir“, recordó Bosio. Una de las tantas situaciones curiosas que les tocó vivir al grupo fue durante su primer viaje a Europa, en 1986, que coincidió con el recordado partido entre la Selección argentina y su par de Inglaterra, durante el Mundial de México. “El día que se jugó estábamos en un importante festival en Londres donde cerraba Simple Minds. Había más de 250 mil personas y los grupos que iban subiendo al escenario iban tirando datos sobre el partido. Nos enteramos que ganamos y fue una alegría tremenda, pero no pudimos festejar“.

Los primeros capítulos de “Yo conozco ese lugar” tienen detalles de la vida familiar del músico. Padres italianos que llegaron a la Argentina para vivir su propia historia. Tanto Héctor, su verdadero nombre, como Zeta conviven sin ningún problema dentro de una misma persona. “El tano me sale cuando me enojo. A medida que voy creciendo, voy llegando a la edad en la que recuerdo a mi padre y me voy pareciendo en muchas cosas. Crecimos con informaciones completamente distintas, el era más básico. Mí vida me la hice más complicada. Me siento orgulloso de mis orígenes y la gran aventura de mis padres en llegar a un país distinto y la valentía que tuvieron“.

Para este trabajo, Zeta estuvo leyendo distintas biografías con el fin de cerrar algunas ideas. Una que le llamó la atención fue la vida de Paul McCartney. “Me tomé un largo tiempo en leerla. La iba degustando día a día. Terminaba un capítulo y se lo contaba a mis amigos“.

En los últimos tiempos se conocieron distintos libros que trataron sobre la vida de Soda Stereo y, en especial, de Gustavo Cerati. “Se contaron muchas cosas y todos tienen el derecho a escribir. La historia del grupo ya le pertenece a la gente. Este libro es el relato de una persona que estuvo en la banda. Puede ser más ajustado a la realidad, pero tampoco es la verdad definitiva, uno se basa en recuerdos. Esperé hasta el final para que la lea Charly. No quería que me la edite toda. Me iba a terminar peleando (risas)”.

/ TN.com.ar /

Desde los primeros días de Abril se encuentra a la venta “Yo conozco ese lugar”, la autobiografía de Zeta Bosio. Editado por Planeta, se podrá adquirir en Argentina, Chile y Uruguay.

Luego de varios años de trabajo, tras grabaciones y varios encuentros con la editorial, sale a la venta “Yo conozco ese lugar”, la autobiografía de Zeta Bosio. Un recorrido en primera persona de uno de los pilares de la banda más importante de Latinoamérica. Se trata del primer libro oficial editado por alguno de los integrantes de Soda Stereo, tras más de 30 años de trayectoria.

El punto de partida de este proyecto se encuentra en 2011, cuando el propio Zeta confesaba que la idea surgió por la motivación de la gente que lo rodeaba: “mis amigos me decían ‘vos tenés que escribir un libro y contar todo esto. Dale, anímate, después de tantos años tiene un valor’“. Desde un primer momento se tuvo en cuenta la idea de agregar imágenes inéditas al relato histórico del músico como fundador e integrante de Soda Stereo.

El proceso de desgrabación de las más de 1000 horas de entrevistas, e incluso de la escritura de las mismas, ubicó a Zeta Bosio frente a la realidad vivida tras la partida de Gustavo Cerati. “Es mi hermano del alma, mi compañero en todo esto, por lo que, mientras más pensaba en mis historias, más me daba cuenta que él estuvo involucrado en miles de ellas. Muchísimas. Por eso, es obvio que todo lo que le sucedió también precipitó esta decisión de armar un libro. Gustavo es parte de mi vida, lo extraño, y todo lo que pueda incluir de él lo haré con mucho amor y respeto“.

Zeta vivió este proyecto como una especie de terapia, un mirarse al espejo que permitirá, quizás, comprender finalmente la magnitud del mito llamado Soda Stereo. Dividido en capítulos, “Yo conozco ese lugar” atraviesa la infancia del músico, sus estudios y la explosión del trío por Latinoamérica. “La idea es contar como alguien normal como yo, un joven con expectativas como cualquiera, vivió toda una situación de locura, de éxito y de un escenario totalmente inesperado“.

Expone, además, anécdotas e historias no conocidas del trío. Grabaciones, giras, peleas, los inicios. En definitiva parte de la interna del motor que llevaba adelante a Soda Stereo. En Argentina el libro ya está disponible, con un precio que ronda los $360. En Uruguay costará alrededor de $600, mientras que en Chile llegará a las librerías en el mes de Mayo.

/ EnRemolinos.com – Palabras de Zeta Bosio: El Mercurio /
/ Foto: Martín Delgado /

Página 1 de 11