null


Estamos a fin de año, a un paso de cruzar al 2017, sin dudas uno de los años más movidos en lo que a Soda Stereo refiere, tras aquel 2007 donde los vimos volver. Con “Sép7imo Día”, el espectáculo del Cirque du Soleil, que basará su obra en la música de Soda Stereo, se vislumbra una catarata de ediciones y reediciones, como nunca antes en la historia del grupo. Los fanáticos agradecidos.

A la ya conocida idea de editar un CD y DVD con la música y el espectáculo del Cirque, que contará con las reversiones realizadas por Zeta Bosio y Charly Alberti de las pistas que contendrá la obra, se le empiezan a sumar diferentes artículos que celebrarán los 20 y 10 años del Ultimo Concierto, y del regreso, respectivamente, de la banda a los escenarios.

Es así que, a modo de primicia, podemos confirmar que se viene La Biografía completa de Soda Stereo, el primer libro que resumirá y contendrá la historia de la banda en su totalidad, desde sus comienzos, hasta el show del 21 de Diciembre de 2007, que marcó a la postre la separación del grupo, y la despedida de los escenarios definitivamente.

Marcelo Fernández Bitar, reconocido periodista argentino, y quien fuera el redactor de aquella primera biografía editada a fines de 1988 (y que fuera reeditada sin agregados en 1991), será el encargado de brindarle a los seguidores este nuevo tomo, que tomará como base aquel de 1988, para finalizar la historia del grupo más importante de Latinoamérica.

Aquella primera obra, editada por El Juglar, fue ícono para entender la historia del grupo en épocas donde la banda pasaba meses sin tocar o estar siquiera en Buenos Aires. Donde la información era recibida en cuenta gotas, y se repetía en las diferentes revistas especializadas en el rock local.

En este caso la biografía definitiva será editada por Sudamericana, y nos fue reflejada por el propio Fernández Bitar como una “versión ampliada y corregida de aquel primer libro“.

Contendrá nuevos testimonios de los integrantes de la banda y de allegados, así como toda la historia faltante desde 1988 hasta 2007, con datos e imágenes inéditas que verán la luz en este nuevo libro.

Como si fuera poco, además, se agregará una especie de apéndice para referirse y relatar de primera mano lo que respecta a SodaCirque, y toda la trama secreta que llevó a la concreción de este espectáculo que dará la vuelta al mundo de aquí en adelante.

La fecha de lanzamiento está prevista para Febrero de 2017 en Argentina, apenas semanas antes de que comience la gira Sép7imo Día por el continente. El libro será editado en Argentina, Uruguay, Chile, Perú y México, restando confirmar más países que obviamente también lo obtendrán.

Se trata entonces del primero de los artículos que verán la luz en este 2017 referidos a Soda Stereo. El primero de una larga lista, que contiene CDs y DVDs como cabeza de lanzamiento. Pero eso será motivo de un nuevo artículo más adelante.

/ EnRemolinos.com /

Zeta Bosio presentó en la tarde de ayer su autobiografía “Yo conozco ese lugar” en la Sala de las Artes de Filsa, en Chile. En 355 páginas, el bajista y fundador de la mítica banda argentina Soda Estéreo, recordó en detalle los parajes más desconocidos e íntimos de la historia del grupo, como la convivencia y manera de relacionarse con el vocalista Gustavo Cerati.

El bajista comentó que tardó 4 años en escribir el libro. Además de sus propias vivencias, el músico explicó que tuvo la oportunidad de reconstruir parte de la historia del grupo apoyado también las experiencias de los miles de fans de la banda. “Han sido todos muy buenos momentos. Repasar toda la historia fue como cambiar de nombre a todos los archivos que tenía, actualizarlos y quedar como en paz. Repasar la historia de esta forma y ordenarla de vuelta, me hizo muy bien“, contó Zeta Bosio, durante una conferencia de prensa en Estación Mapocho.

Uno de los aspectos centrales del libro, según Bosio, fue recordar el gran concepto de “Familia Soda”, sentimiento que hasta hoy preserva y que mantiene viva su eterna amistad con Charly Alberti, con quien sigue desarrollando proyectos en común. “Yo repetiría lo mismo, nuestra relación, la que tuvimos, la manera en que nos pudimos comunicar con Gustavo y con Charly. Ellos son parte de mi cuerpo, somos una unidad. Es muy loca la hermandad que se genera. La relación con estos chicos fue algo muy especial“, aseguró Zeta muy emocionado.

Pero el bajista reconoce que no todo fue miel sobre hojuelas. De hecho, justamente en este proceso de repasar la historia de la banda, Zeta explicó que también resurgieron los momentos más difíciles de la banda como los problemas al interior del grupo, desde las drogas y peleas por los derechos de autor hasta el accidente cerebrovascular que le cobró la vida a Cerati.

• ¿Cómo recuerdas a Gustavo, sientes que de alguna manera te quedó pendiente algún tema o proyecto con él?

– Sí, en verdad. Los accidentes te lo llevan tan rápido, que siempre queda algo por decir. Teníamos planes, proyectos, habíamos recuperado la relación, estábamos más grandes y podíamos hablar de muchas cosas. Son cosas que pasan. Lo extrañamos un montón. Había una forma de trabajo, una relación de diálogo. Sabemos que está ahí y es muy emocionante trabajar en solo con las voces, el poder editar los mejores momentos, es como si estuviéramos en el estudio juntos. Extrañamos su presencia.

Zeta, además, reconoció que no quiso abordar en profundidad el accidente cerebrovascular de Cerati, que se produjo el 16 de mayo del 2010 en Caracas, más bien por respeto a la familia del vocalista y porque el libro justamente lo estaba terminando de escribir por aquellas fechas. “Fue un momento muy doloroso para todos. Estaba muy fresco todavía y me parecía que había un proceso con ellos, de intimidad. No considero que sea bueno mostrar al público todo los que hacíamos, cada uno de los sentimientos. No me pareció apropiado mostrarlo en el libro, estaba muy fresco el dolor y es una cuestión que espero que entiendan y que se puede respetar. Toda la familia Soda esta muy dolida, no era el momento y el lugar. Esta última etapa, me hizo reflexionar mucho sobre lo que tuvimos e hicimos, ahora que ya no lo tenemos. Recién ahí tomé conciencia de quien era Gustavo“.

También el músico se refirió al musical-homenaje de Soda que se realizará con el Cirque du Soleil. “Es una fábrica de magia y nos pareció una buena idea de intentar algo. Pudimos transmitir lo que significó esta banda para Latinoamérica. Vamos a estar con Charly (Alberti) y va a ser algo increíble, inolvidable, una experiencia completamente distinta incluso para mí, que lo disfrutaré desde la butaca, así que supongo que me va a sorprender también“, dijo.

/ Showbiz / Publimetro – Foto: Jonatan Moreno /

El bajista y el baterista de Soda Stereo estuvieron hace unos días en Lima para hacer una primera presentación del show de Cirque du Soleil inspirado en la carrera de la banda. Cuando falleció el 2014 su líder Gustavo Cerati –un notable de la búsqueda sonora que permaneció en coma por cuatro años tras sufrir un accidente cerebrovascular–, parecía que los proyectos de envergadura se habían terminado para Soda Stereo, hasta que su camino se cruzó con el de la mágica compañía canadiense. El primer acercamiento se dio en el 2013 y, tras años de ajustes rigurosos, el espectáculo “Séptimo día” se estrenará en Buenos Aires en marzo del 2017 y aterrizará en Lima en junio.

• Un mensaje movilizador del espectáculo es que “la música es más fuerte que la muerte”. Con este show, ¿el duelo por la partida de Cerati se cierra? ¿Es un proceso que ya se venía cerrando?

Charly Alberti: – Creo que cada uno tiene un proceso personal. A mí me costó y me sigue costando. Soy una persona que esquiva hablar públicamente de Gustavo muchas veces, porque me emociono, y no es por otra cosa. Son sentimientos profundos que prefiero guardarlos y no exteriorizarlos con toda la gente. En lo personal, este proceso me sirvió. Me sirvió estar con Zeta, reescucharnos, reencontrarnos con lo que fuimos. La carrera que tuvimos fue meteórica, agobiante, de un alto grado de adrenalina. Quizás no he tenido el tiempo para mirar hacia atrás, porque siempre he hecho cosas y mirado hacia adelante. Esta es la primera vez que con tiempo y ganas pude mirar hacia atrás, con algo fundamental que es contar con el soporte emocional de Zeta. Después de estos meses de estar trabajando juntos y de haber tenido momentos de emociones compartidas con el propio Gustavo, me siento más fuerte para disfrutar las cosas, habiendo hecho un duelo necesario.

Zeta Bosio: – Hace un año que estamos yendo al estudio todas las semanas para sumergirnos en la música de Soda y tratar de encontrar lo que nos pide Michel Laprise [el director de esta puesta en escena de Cirque du Soleil] para que el acto funcione. La verdad es que, además de un acto creativo, es también una forma de despedirse de nuestro trabajo y de ponerle un broche a todo eso. Con la partida de Gustavo pensé que nunca más íbamos a tener la oportunidad de hacer algo nuevo que involucrase a Soda, pero esto me sorprendió y tiene esa característica, es algo totalmente nuevo que tiene los ingredientes de cualquier espectáculo de Soda. Es una forma de decir: “Chau, hasta luego” a esa etapa.

• Pasa el tiempo y pareciera que no asoma otra banda con el impacto que generó Soda Stereo. ¿Ahora con este espectáculo han cambiado sus valoraciones sobre la obra del grupo?

Zeta Bosio: – No. Creo que lo que hicimos fue magnífico. Teníamos una energía y logramos contagiar a la gente que trabajaba con nosotros con nuestro entusiasmo, como si la banda fuera de cada uno de ellos. Armamos un colectivo artístico que era una familia. Cada cosa en su momento fue genial. Lo haría de vuelta de la misma manera. Rompimos con estructuras que nosotros mismos nos imponíamos y sorprendimos a la gente con cosas nuevas. Fueron desafíos y riesgos que asumimos y que nos hicieron llegar un poco más lejos que otras bandas.

• En el libro “Yo conozco ese lugar” [de Zeta Bosio] se narran varios pasajes emocionantes, pero también se aborda explícitamente las fricciones que tuvieron con Cerati. ¿Esos roces se curaron con la vuelta de Soda Stereo en el 2007? ¿O este espectáculo de Cirque du Soleil ha significado un nuevo proceso de sanación o restauración?

Charly Alberti: – Los dos tenemos perspectivas diferentes. Seguramente si yo escribiera un libro contaría las mismas cosas de otra forma. En lo personal, la gira del 2007 fue sanadora. Hubo situaciones muy claras de sanamiento a través de una llamada telefónica. Fue un diálogo largo y emocionante con Gustavo. Fue como apretar un botón de ‘reset’ hacia la época en la que empezamos con el primer disco. Eso me permitió disfrutar la gira de otra forma, porque muchas fricciones que teníamos eran fantasmas generados por el paso del tiempo, por haber sido muy chicos, por no haber entendido un montón de cosas. Así y todo, con las edades que teníamos y la cantidad de tiempo que pasábamos juntos, fuimos afortunados y sabios, porque había que tener cierta capacidad para llevar adelante a la banda durante el tiempo que duró y con un nivel de conflicto menor, o por lo menos para tener la entereza de decir: “Tenemos este conflicto” y seguir, porque para nosotros lo más importante era la música. Este show de Cirque du Soleil tiene que ver con otro tipo de sanación, relacionado con un dolor provocado por la muerte. Los dos lo sentimos mucho porque Gustavo era nuestro hermano.

Zeta Bosio: – Al escribir el libro también hice un proceso de revisión que me llevó 4 años. Desde la distancia y la perspectiva que te da el tiempo, encaré situaciones en las que veía a unos chicos discutiendo por un juguete. Pudimos haber solucionado las cosas de una manera más fácil. Cuando en las vidas de unas personas normales como nosotros aparece una cosa como Soda Stereo, eso genera sus consecuencias. Los egos, que ninguno quiso dar un paso atrás, etc., pudieron profundizar algunos asuntos y llevarlos a lugares molestos. Pero con la vuelta del 2007, los temas entre nosotros prácticamente ya estaban en otra situación. La experiencia es un peine que te regalan cuando te quedaste calvo, y eso yo lo sé bien [risas].

/ El Comercio /

Desde el 9 de marzo, en el Luna Park, Soda Stereo y el Cirque du Soleil harán historia juntos con Séptimo día, una obra que reúne a ambas entidades. Pero el espectáculo empezó hace unos días, no bien salieron a la venta las entradas. Y lo que experimentamos es una nueva Sodamanía. Si el show se realizara en River ya podríamos decir que se colmó la capacidad de tres estadios: 200 mil entradas vendidas, lo que equivale a 30 funciones en el viejo templo del boxeo.

Una vez finalizada la residencia en el Luna, la obra saldrá de gira tal como lo hacía Soda en los 80 y 90 o, ayer nomás, en 2007, en aquel regreso que describieron como una burbuja en el tiempo. En mayo desembarcará en Córdoba y luego iniciará su periplo por América latina: Lima, Santiago, Chile; Bogotá, el DF mexicano, Guadalajara y Monterrey. El año que viene habrá una segunda vuelta por Estados Unidos y otros países del continente.

En la sala-estudio-búnker de Charly Alberti muchas cosas llaman la atención de los ojos que ingresan por primera vez. Motos, cuadros con discos de oro, la revista Url que el baterista publicó por un tiempo a fines de los 90. Pero nada seduce más que una lista de canciones de Soda Stereo pegada contra una pared. Clásicos argentinos, latinoamericanos, canciones adheridas a nuestra piel. Son recuerdos, son familia, son presente y también son dolor. Gustavo Cerati es una figura recurrente, una presencia demasiado potente como para ser soslayada.

Estamos en Florida, a unas pocas cuadras de Unísono, el estudio que ideó, creó y construyó el hacedor de esas canciones que nos acompañarán por siempre. Sin duda su “fuerza natural” hizo lo suyo para que esta comunión entre el Cirque du Soleil y Soda Stereo se cristalizara.

Buena cosecha la de 1984. Ese año, mientras Soda Stereo sacaba su primer disco y florecía la primavera alfonsinista, en Canadá el Cirque du Soleil giraba con su ópera prima. Más de treinta años después los caminos de ambos se cruzarían.

Si bien hay antecedentes poderosos como Love (The Beatles) y One (Michael Jackson), es la primera vez que la compañía ideada por Guy Laliberté coproduce artísticamente un espectáculo con una banda y, claro está, la primerísima vez que lo hace con un grupo de América latina.

Es un homenaje a las viejas canciones de Soda“, asume Zeta Bosio. Es eso y es más: es el planeta Soda Stereo tal como lo está imaginando un equipo integrado por buena parte de la plana mayor del circo del sol, con Michel Laprise y Chantal Tremblay a la cabeza (directores de creación), más Dominique Lemieux (diseño de vestuario), Heather Shaw (diseño de set), Germain Guillemot (director de acrobacias), Hernán Nupieri (diseño de sonido) y Jazmín Calcarami (diseño de maquillaje), estos dos últimos tan argentinos como el trío que motivó el espectáculo.

Envueltos en la música

Dividido en cuadros, Séptimo día tendrá distintas situaciones acrobáticas, escenográficas y poéticas que acompañarán las canciones. Y la tarea de volver a esas gemas, seleccionar las que participarán de la obra, hurgar en las cintas originales, cortar y extender pasajes según amerite, está siendo llevada a cabo por Charly Alberti, Zeta Bosio y el sonidista histórico de Soda, Adrián Taverna. La familia Cerati acompaña y apoya este nuevo y original retorno del trío.

Nunca estuve tan alejado de Soda porque soy el que se encarga de las redes sociales“, cuenta Charly, quien en los últimos años -al frente de la ONG R21- giró por América latina, pero con otro propósito: alertar sobre los cambios climáticos e incentivar a que todos nos comprometamos con modificar nuestra conducta para lograr una “Latinoamérica sustentable”. “La verdad que viajar por el continente como promotor de la sustentabilidad también está cerca de lo que hacía con Soda, porque el contacto con el público sigue teniendo mucho de emocional. El chico que va a una conferencia por primera vez seguramente sea un fan acérrimo de la banda. El cariño de la gente nunca se fue, es más, se incrementó tremendamente a partir de lo que pasó con Gustavo. Te abrazan el doble, te quieren el doble, te valoran el doble.

Después de la gira de 2007, en la cabeza del trío rondaba la idea de volver cada cinco años a Soda, algo así como lo que hacen los Fabulosos Cadillacs. “Nos quedamos con la idea de volver cada cinco años, ese era el plan -asegura Charly-. Nos había gustado tanto, nos habíamos llevado tan bien y solucionado nuestros problemas de saturación… Soda se separó por eso, no por una pelea, por saturación. Crecimos juntos, fueron viente años todos los días juntos y un día, como una pareja, dijimos no va más“. Pero una pareja de tres.

Sí, se barajó la idea“, admite luego Zeta. El bajista llega tarde a la cita -una mañana fría, lluviosa, desangelada- y eso no sorprende a los que lo conocen. “¿Siempre empezás tan temprano?“, le pregunta a Charly no bien es recibido por el dueño de casa. Ya sin abrigo y dispuesto a conversar, se explaya: “Fue tan interesante lo que pasó en la vuelta de Soda que nos sorprendió a nosotros mismos. Pensamos en la situación de la burbuja, que es lo que fue; pero cuando terminó dijimos: «qué lástima, la estamos pasando tan bien». Es como si hubieran desparecido los fantasmas que hacían que las cosas se nublaran. Eso daba pie a la incógnita. ¿Cómo sería un disco nuevo de Soda si nos poníamos a trabajar en eso? Porque Gustavo hacía muchos años que estaba trabajando solo. Volver a hacerlo con el grupo hubiera sido refrescante“.

Emoción a flor de piel

Recurrir a las cintas originales de cada disco de estudio del trío resultó tan necesario para emprender la producción musical de la obra como conmovedor. Aún hoy, después de meses de trabajar en estudio con el material, Charly y Zeta se muestran conmovidos. “Tiene algo muy especial este show y es el reencontrarnos con la historia viva de nuestra música -comenta Charly-. Primero digitalizamos las cintas originales antes de que se estropearan definitivamente y ahora estamos trabajando con esas grabaciones. Y es como entrar en una máquina del tiempo. En el momento que ponés Vitaminas (“Te hacen falta vitaminas”) y escuchás la batería sola, la guitarra sola, la voz de Gustavo, lo que decíamos en el medio? Es fascinante volver a pulir y a trabajar sobre esas joyas“, asegura.

Para Zeta, este proyecto que nació como una idea tripartita entre Roberto Costa (fundador y presidente de PopArt Music), Daniel Kon (manager de Soda y director de Triple Producciones) y Diego Sáenz, (ex mánager de producción de Soda y actual CEO de Popart Music) que logró captar la atención del Cirque, se va a cristalizar como un “viaje onírico, una especie de sueño 3D. Hay una historia pero básicamente se trata de sensaciones que se producen a través de las canciones y en la interacción con la gente. Porque va a ser muy importante el público. Algunos van a estar prácticamente en el escenario“.

Charly y Zeta fantasean con la idea de “ver a Soda desde la butaca“. Y algo así sucederá a partir del 9 de marzo, cuando empiece a rodar Séptimo Día. En el aire queda flotando una pregunta: ¿qué pensaría Gustavo Cerati de esta comunión entre el trío y el circo? “A Gustavo le encantaban los proyectos insólitos -comenta Zeta-. Tanto con el grupo como con su carrera solista siempre aceptó desafíos de situaciones que muchos hubiesen evitado. Esto le hubiera fascinado. Que tus viejos temas puedan tener este homenaje artístico? Los cuadros son tan bonitos que constituyen un tributo a las canciones y él no hubiera dicho que no. Pero no puedo dejar de pensar que si estuviese Gustavo quizás estaríamos pensando en hacer un nuevo disco de Soda.

/ La Nación /

El periodista argentino Willy Kohan anunció en el programa “Lanata sin filtro”, de Radio Mitre de Buenos Aires, la puesta a la venta de las entradas para las primeras funciones de #SodaCirque en Buenos Aires, cuyo debut está previsto para el próximo 09 de Marzo de 2017 en el Luna Park.

Roberto Costa me comentó que este fin de semana arranca la gran movida de lo que va a ser el Cirque Du Soleil y Soda Stereo“, destacó el periodista. ¿Quién es Roberto Costa?: es el responsable de Pop Art, la empresa encargada del proyecto #SodaCirque, quien además junto a Daniel Kon (manager de Soda Stereo) y Diego Sáenz, presentaron oficialmente a la prensa el proyecto meses atrás.

Explicó que los socios mediáticos de este evento son Radio Mitre (donde justamente trabaja el periodista), La 100, Canal 13, y el diario La Nación, quienes se pondrán al hombro la promoción de #SodaCirque en Argentina.

Este lunes sale la preventa de entradas exclusiva para clientes del Banco Francés, y el 10 de Agosto la venta al público. Las entradas no estarán tan caras como en otros espectáculos, rondarán los 400 y 1500 pesos (argentinos), que son entre 28 y 100 dólares“, culminó.

Por otra parte agregó que #SodaCirque significa una inversión de 40 millones de dólares para llevarlo a cabo, destacando además que la gira durará al menos 3 años.

/ EnRemolinos.com /

Días atrás se realizó una nueva interacción entre la gente del #SodaCirque y los seguidores de Soda Stereo, vía streaming de Facebook. En esta ocasión el punto de partida para la conexión fue Unísono, el estudio de Gustavo Cerati, en el que incluso Soda Stereo ensayó en vistas a la Gira Me Verás Volver a mediados de 2007. Para un estreno que se prevée sea en Marzo de 2017, el #SodaCirque comienza a tomar forma definitiva previo a su estreno en Buenos Aires.

El show ya está armado, tiene todas sus escenas diagramadas. Nosotros estamos trabajando puntualmente en la música de esas escenas“, comentó Charly Alberti. La labor de los Soda, junto a Adrián Taverna, trata de trabajar en las pistas originales de la banda, buscando mejorar e incluso aportar nuevos trasfondos al sonido editado en los discos. Tanto Zeta como Charly se encuentran trabajando practicamente a diario en el estudio para dar con el sonido de cada escena del proyecto. “Es un trabajo diferente, no se trata de remixar los temas sino de adaptarlos a lo que el Cirque necesita en cada uno de los actos“, explica Alberti.

Esta semana estamos trabajando con todos los temas en el estudio de Gustavo. Separamos los multitrakcs y estamos trabajando en cada tema, la idea es meter mano en las pistas, respetando la forma que es Soda Stereo y poniendo sorpresitas, cosas interesantes y nuevas. Queremos que la gente pueda escuchar con los ojos en esta obra“, agrega Zeta Bosio.

Fuimos a los masters, a los multitracks, para trabajar en las pistas. Nos dimos cuenta que algunos lamentablemente se perdieron. Pero los demás los digitalizamos y con eso empezamos a trabajar. Pasan muchas cosas emocionantes escuchando esas pistas, incluso están las cosas que hablábamos entre tema y tema mientras grabábamos. Es emocionante escuchar la voz de Gustavo en aquel primer disco de Soda y comparar con el último. Es un excelente trabajo el que estamos haciendo, es muy divertido“, concluye Charly.

Si bien se anuncian grandes sorpresas, es cierto que aún no se cuenta con demasiada información al respecto. En cuenta gotas, se va armando este gran puzzle llamado #SodaCirque que claramente explotará por el continente en el primer trimestre del próximo año. Una de las sorpresas develadas trata sobre el estreno de una versió inéedita del clásico “De Música Ligera”, grabado en su momento por la banda, pero que nunca fue editado. “Hay otras cosas y sorpresas que vamos a ver si las incluímos en el show“, anuncia Charly.

Por último cabe mencionar el simbolismo que encierra para la banda el hecho de estar trabajando en Unísono, el estudio de Gustavo Cerati. “Este estudio es muy especial. Sentimos en algun punto que Gustavo está presente en este estudio mientras trabajamos. Cuando se cae algo, sabemos que entonces lo que estábamos haciendo en ese momento no le gusta a Gustavo. Tratamos de tomar en broma y recordar con risas a Gustavo“, explica Charly Alberti.

Para Zeta Bosio el recuerdo también es especial: “Aqui hicimos los ensayos de Me Veras Volver, fue nuestra ultima casa este estudio, es una forma de volver con él, y que esté la gente presente con nosotros es una forma de que Gustavo siga presente aquí con nosotros“.

/ EnRemolinos.com /

Frente a un auditorio de 800 personas en el predio de La Rural, en Buenos Aires, destacados referentes del sector brindaron hoy su visión sobre la sustentabilidad en el mundo y los nuevos modelos de negocios sustentables. En el Pabellón Rojo de La Rural Paul Polman (CEO Global de Unilever), Rick Ridgeway (VP de Iniciativas Medioambientales de Patagonia), Charly Alberti (Fundador de R21, Latinoamérica Sustentable) y Miguel Kozuszok (Presidente de Unilever Latinoamérica) alentaron a actores de negocios y del tercer sector a sumarse y ser parte del cambio a través de la acción colectiva. La apertura de la conferencia de Negocios Sustentables estuvo en manos del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

La población mundial continúa creciendo a un ritmo acelerado y el cambio climático generó pérdidas de millones de euros a las compañías. Por lo tanto es necesario generar un cambio, y la acción colectiva representa parte de la solución. Charly Alberti sostuvo que “América Latina nos necesita, la toma de conciencia por el cuidado del medio ambiente ya está instalada y toda la sociedad tiene que involucrarse más cada día“, y agregó que “el sistema económico quedó obsoleto. Es necesario que redefinamos nuestro pensamiento para lograr que el sistema sea útil para la sociedad y el planeta, comprendiendo además que en Latinoamérica aún estamos a tiempo de cambiar la sociedad en la que vivimos a través del desarrollo sustentable. Debemos revalorar nuestro entorno y recursos“.

Hoy estoy acá como un ciudadano preocupado, que es lo que me movilizó a hacer lo que estoy haciendo, a pasar de una preocupación a una ocupación, a formar R21 y decirle a la gente que estamos en un momento muy complicado para la humanidad. Estamos llevando al Planeta a un lugar donde no vamos a querer estar. Nos hemos salido de todos los márgenes y el deterioro que se está generando es cada vez más veloz lo que hace que tengamos que actuar en forma inmediata. Estamos frente al mayor problema que enfrenta la humanidad que es el cambio ambiental global“, manifestó Alberti.

Algunas de las consecuencias son la desaparición de los glaciares por el aumento de la temperatura y por la minería irresponsable. Los glaciares son “administradores” del agua que permite la vida en muchísimos lugares. El 70% del Planeta está cubierta de océanos y el 40% de ellos está cubierta de basura por el estilo de vida y de consumo irresponsable que llevamos. Se han formado islas de plástico en los océanos, la más grande está en el Pacifico y tiene la dimensión de dos países como Venezuela. ¿Las consecuencias? Se ve afectada la vida en el mar, que ya tiene 5 cm de basura en su fondo, casi en todo el Planeta. Más de un millón de aves marinas mueren por confundir el plástico con alimento entre otros sucesos. Estamos chocando contra la Tierra. La producción de alimentos está en riesgo por la alteración que provocamos en el clima, estamos llevándolo al extremo. Muchas veces en una misma provincia hay inundaciones y en otra sequía, hay perdidas en la agricultura, la ganadería y las viviendas. ¿De qué manera podemos seguir en este Planeta? La clave es el Desarrollo Sostenible. El Planeta va a seguir, van a cambiar las condiciones de la vida haciendolas insostenibles para los humanos“.

Finalmente, y ante un auditorio completo, Charly expresó que “nosotros somos el problema y nosotros somos la solución. Nos metimos en este problema y podemos salir. Somos la última generación que puede hacer algo para resolver este problema en el cual estamos metidos. No sirve trabajar solos, no vamos a lograr salir sino es todos juntos. El agujero de la capa de ozono es un buen ejemplo. El mundo en 1987 se reunió y estipularon los grandes productores que debían eliminar en un 98% las sustancias que afectaban a la capa de ozono y lograron que hoy se detuviera su crecimiento y para 2050 se pueda cerrar. Es una muestra de que trabajando juntos podemos llegar a soluciones. El momento es ahora“.

/ EnRemolinos.com /

“Mirá que a partir de ahora cambia todo. Tu relación con la gente va a ser distinta y no vas a poder decir siempre lo que pensás. Vas a tener que medir el efecto que eso produce”, fue el consejo que recibió Zeta Bosio de un productor en los días que Soda Stereo era algo serio.

“Yo conozco ese lugar” (frase del tema “Lo Que Sangra (La Cúpula)”, clásico de Soda Stereo del disco Doble Vida de 1988) es un conjunto de relatos que todo fan quiere conocer sobre la vida de uno de los fundadores de la banda. Zeta Bosio, junto a Gustavo Cerati y Charly Alberti, le dieron vida a un grupo que se consagró en la Argentina y que conquistó América Latina con sus canciones. El bajista del grupo tomó el desafío de abrir su archivo y recordar su carrera, cargada de miles de anécdotas y logros.

Fueron cuatro años de trabajo. Horas de grabaciones para dar con la historia indicada. “El proceso fue mutando y coincidió con la situación que le tocó vivir a Gustavo que me hacía ver las cosas desde otro lado. Me ayudó a madurar“, contó Zeta Bosio durante la presentación del libro.

La obra toma interés con historias emocionantes. “Es el relato de un viaje que está plagado de situaciones y aventuras que salimos a buscar con Soda. Éramos chicos que nos queríamos divertir“, recordó Bosio. Una de las tantas situaciones curiosas que les tocó vivir al grupo fue durante su primer viaje a Europa, en 1986, que coincidió con el recordado partido entre la Selección argentina y su par de Inglaterra, durante el Mundial de México. “El día que se jugó estábamos en un importante festival en Londres donde cerraba Simple Minds. Había más de 250 mil personas y los grupos que iban subiendo al escenario iban tirando datos sobre el partido. Nos enteramos que ganamos y fue una alegría tremenda, pero no pudimos festejar“.

Los primeros capítulos de “Yo conozco ese lugar” tienen detalles de la vida familiar del músico. Padres italianos que llegaron a la Argentina para vivir su propia historia. Tanto Héctor, su verdadero nombre, como Zeta conviven sin ningún problema dentro de una misma persona. “El tano me sale cuando me enojo. A medida que voy creciendo, voy llegando a la edad en la que recuerdo a mi padre y me voy pareciendo en muchas cosas. Crecimos con informaciones completamente distintas, el era más básico. Mí vida me la hice más complicada. Me siento orgulloso de mis orígenes y la gran aventura de mis padres en llegar a un país distinto y la valentía que tuvieron“.

Para este trabajo, Zeta estuvo leyendo distintas biografías con el fin de cerrar algunas ideas. Una que le llamó la atención fue la vida de Paul McCartney. “Me tomé un largo tiempo en leerla. La iba degustando día a día. Terminaba un capítulo y se lo contaba a mis amigos“.

En los últimos tiempos se conocieron distintos libros que trataron sobre la vida de Soda Stereo y, en especial, de Gustavo Cerati. “Se contaron muchas cosas y todos tienen el derecho a escribir. La historia del grupo ya le pertenece a la gente. Este libro es el relato de una persona que estuvo en la banda. Puede ser más ajustado a la realidad, pero tampoco es la verdad definitiva, uno se basa en recuerdos. Esperé hasta el final para que la lea Charly. No quería que me la edite toda. Me iba a terminar peleando (risas)”.

/ TN.com.ar /

Página 1 de 212